Dentro de los aperitivos originales que podrás ver en una mesa están, sin duda, las aceitunas rebozadas. Parece una contradicción: algo tan fresco como una aceituna, pasada por aceite hirviendo, pero es una gran idea que inventaron los italianos y cuya versión original las encontramos en las denominadas 'olive all´ascolana'.

A todos los que les gusten los fritos van a quedar encantados con esta receta. Se trata de uno de los aperitivos fáciles con los que sorprender a todo el mundo y que merecen la pena ser probados. Aunque la receta italiana original se realiza con una variedad concreta de aceitunas (denominada gordal), lo cierto es que lo puedes hacer con cualquiera que encuentres en el supermercado.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Tiempo de preparación: 20 minutos. Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

Elaboración

  1. El primer paso es el más importante y es escurrir bien las aceitunas, para ello tiraremos el agua y las pondremos unos minutos sobre un papel de cocina absorbente. Antes de dar el siguiente paso tenemos que comprobar que estén bien secas porque si no, no quedarán tan crujientes como deseamos al final.
  2. A continuación prepararemos el rebozado. Puede hacerse simple o doble, aconsejamos este último para que el resultado final sea más rico y consistente. Para ello, pasaremos cada aceituna primero por harina, luego por huevo y después por pan rallado. Después, repetiremos estas dos últimas acciones: las pasamos por huevo de nuevo y por pan rallado.
  3. Colocamos la sartén en el fuego con abundante aceite y, cuando esté bien caliente, pondremos una a una las aceitunas rebozadas. Les iremos dando vueltas para que se hagan por todos los lados. Esto también se puede hacer con una freidora.
  4. Cuando estén bien doraditas, pondremos las aceitunas sobre papel absorbente para que se quite el exceso de grasa y se sirven calientes. Frías también pueden comerse y estarán igual de ricas.

Truco final

Dada la variedad de aceitunas que existen, puedes hacer tantas recetas como quieras, incluso utilizando aceitunas negras, rellenas de anchoas o de pimientos. Además, puedes echar varios aderezos para potenciar su sabor. Por ejemplo, el tomillo y el orégano son dos hierbas que casan muy bien con las aceitunas frescas, por lo que serán el complemento ideal cuando las frías. Simplemente, añade un pellizco antes de pasarlas por la harina.

Otro truco es acompañar a las aceitunas con salsa de tomate casero o con mayonesa. La receta italiana ya incluye tomate en la elaboración de esta receta, por eso se trata del complemento perfecto para el aperitivo. Trata de no mojar mucho la aceituna si optas por ponerles salsas, ya que perdería su sabor.

Los aperitivos originales y fáciles de hacer son siempre una buena opción cuando tienes invitados en casa o para ir abriendo boca antes del plato principal. Esta receta es, además, muy económica y puede ser acompañada de carne o pescado.