La temporada de espárragos trigueros se extiende desde febrero hasta mayo, así que ya podemos disfrutar de este delicioso y nutritivo alimento. Al contener una gran cantidad de agua y mucha fibra están especialmente indicados para eliminar toxinas. Conviene lavarlos y retirar la zona más leñosa del tronco cascando la parte más dura con las manos. A diferencia de los espárragos blancos, no es necesario pelarlos ya que su piel es muy fina. Las formas de cocción son muy variadas, al vapor, sumergidos en agua, salteados, fritos o como haremos hoy: cocidos unos minutos en el microondas. La cocción rápida permite mantener la textura y conservar el sabor y las propiedades nutritivas de los espárragos. Y como acompañamiento hemos preparado una salsa ligera con todo el sabor de la clásica bearnesa pero aligerada en calorías, ya que sustituimos la mantequilla de su elaboración por leche evaporada. Todo el sabor de un plato de lujo con la mitad de calorías.

Ingredientes

  • 300 g de espárragos trigueros frescos
  • 2 yemas
  • 70 ml de leche evaporada
  • 1 chalota picada
  • 1 cucharadita de estragón seco
  • 10 ml de vinagre de manzana
  • Pimienta blanca y sal

Espárragos

Preparación: 15 minutos. Dificultad: Fácil. Coste: Económico. Comensales: 4.

Elaboración

  1. Para la salsa, pon en un cazo el vinagre con la chalota picada muy fina y el estragón seco. Lleva a fuego vive para que el líquido se reduzca a la mitad.
  2. Baja el fuego e incorpora las yemas sin dejar de batir. Cuece a fuego suave hasta que adquiera la consistencia de una crema.
  3. Bate la leche evaporada con varillas hasta que doble su volumen.
  4. Incorpora la leche batida poco a poco en el cazo con las yemas y cuece unos minutos más sin dejar de remover en ningún momento para que no se corte la salsa.
  5. Corta las partes duras de los espárragos y disponlos en una fuente con tapa. Añade 3 cucharadas de agua.
  6. Cubre e introduce al microondas durante 5 minutos a máxima potencia.
  7. Escurre los espárragos y sírvelos cubiertos de salsa. Decora con hierbas picadas.

El truco final

Puedes cocer los espárragos al vapor en lugar de en el microondas o sustituirlos por espárragos blancos. Si elaboras esta salsa sin estragón ni chalotas, conseguirás una falsa holandesa.