¿Te encantan los filetes empanados bien crujientes y se te hace la boca agua pensando en un delicioso bocado de pollo frito? Solo pensar en cómo se ensucia la cocina de harina o pan rallado se te quitan las ganas y terminas haciendo algo rapidito a la plancha para salir del paso, ¿verdad?

Sigue este sencillo truco y dejarás la cocina como una patena. Dicen que no es limpio el que más limpia sino el que menos ensucia. Esa frase nos la han repetido una y mil veces, así que vamos a ponerla en práctica y seguir disfrutando de nuestros platos preferidos con el mínimo esfuerzo y el máximo rendimiento.

Cómo rebozar de manera limpia

Ingredientes

  • Una bolsa de plástico con cierre hermético
  • 5 cucharadas soperas de harina de trigo
  • 5 trozos de pollo
  • Sal y pimienta

Elaboración

  1. Abre la bolsa hermética y vierte la harina en su interior.
  2. Añade sal y pimienta al gusto.
  3. Introduce los trozos de pollo en el interior de la bolsa y cierra herméticamente.
  4. Agita la bolsa para que cada pedazo se impregne bien de harina.
  5. Para que quede más crujiente la fritura, deja reposar el pollo unos minutos antes de freír para que se seque un poco la harina y se adhiera bien a la superficie.

El truco final

Puedes bañar el pollo en huevo, leche o mantequilla fundida antes de pasarlo por harina. Sustituye la harina por pan rallado o por harina de otros cereales o legumbres.