El granizado es uno de los refrescos más demandados en las terrazas y bares de playa en los meses de calor. Si bien es verdad que en los últimos años han ido apareciendo granizados de todos los sabores y, lo que es peor, de todos los colores, el de limón es, sin lugar a dudas, la estrella entre todos ellos.

Prepararlo en casa nunca había sido tan sencillo como con esta receta. Además, será un granizado mucho más natural, sin colorantes artificiales y controlando vosotros mismos la cantidad de azúcar que le ponéis. El toque especial se lo dará la lima, pero siempre podéis mantener el tradicional sabor usando únicamente zumo de limón. ¡A refrescarse!

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Tiempo de preparación: 10 minutos + congelado Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 2 limones
  • 1 lima
  • 1 litro de agua
  • 150 g de azúcar

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Corta los dos limones y la lima a la mitad y exprímelos. Mézclalos con un litro de agua en una jarra grande y añade el azúcar para hacer una limonada. Usando una batidora, mezcla todo muy bien.
  2. Cuela la limonada para eliminar posibles pieles, pulpa y pepitas. A continuación, vierte la mitad de la limonada en cubiteras y mételas al congelador. Reserva el resto de la limonada en la nevera hasta el momento de preparar el granizado.
  3. Una vez estén congelados los cubitos de limonada, sácalos del congelador y ponlos junto con el resto de la limonada. Usa una batidora potente o una picadora para triturarlos.
  4. Sirve el granizado inmediatamente después de triturarlo en vasos con pajita decorándolos con unas rodajitas de lima y de limón.

El truco final

Si quieres un toque aún más refrescante, añade unas hojitas de menta al granizado.