¿A quién no le gusta comer un pollo en salsa? Sin embargo, cuando oímos hablar de alguna receta de carne en salsa pensamos en un plato muy elaborado no apto para dummies en la cocina. ¡Y nada más lejos de la realidad! Hay recetas muy fáciles y rápidas de preparar y con un resultado estupendo que te harán parecer todo un experto en cocina frente a tus comensales. ¿Quieres preparar un pollo guisado fácil? Pues entonces esta receta es la tuya.

El pollo es una carne muy recomendable porque es baja en grasas, rica en proteínas de muy buena calidad biológica y, además, resulta muy digestiva. Y como curiosidad, ¿sabías que el pollo es un antidepresivo natural debido al triptófano que contiene, un aminoácido que incrementa los niveles de serotonina?

Tiempo de preparación: 40 minutos. Dificultad: Media. Coste: Económico. Comensales: 4 personas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • Un pollo troceado o 4 pechugas de pollo.
  • 3-4 dientes de ajo.
  • Un vaso de vino blanco.
  • Caldo de pollo.
  • Tomillo.
  • Laurel.
  • 4 o 5 granos de pimienta negra.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • 500 gramos de arroz bomba.

Elaboración

  1. Quítale la piel al pollo y lávalo. También puedes usar pechugas si te gustan más. Sazónalo con sal y pimienta.
  2. Pon una olla con aceite de oliva. Cuando esté caliente añade el pollo y sofríelo hasta que quede doradito.
  3. Incorpórale la cebolla cortada en cuatro cascos, los ajos enteros, con o sin piel, y las especias. Te hemos sugerido tres (tomillo, laurel y pimienta), pero puedes ponerle otras, como hierbas provenzales, orégano o romero.
  4. Dale unas vueltas hasta que esté algo cocinado.
  5. Añade el vino blanco y deja que cueza hasta que el alcohol se evapore. Entonces, echa un poquito de agua.
  6. Tapa la olla y deja que cueza durante 15 o 20 minutos.
  7. Pon en una olla el arroz, la hoja de laurel, los ajos sin pelar, la pastilla de caldo y un chorrito de aceite de oliva.
  8. Deja que hierva unos 15 minutos o hasta que esté cocido.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Las recetas con pollo en salsa admiten múltiples variantes. En el momento en el que pongas la cebolla y el ajo puedes añadir jamón serrano y beicon en trocitos, champiñones, pasas sultanas, etc. También puedes servir la receta que te hemos dado con unos trozos de huevo cocido y perejil picado o unas aceitunas de mesa.

Para darle un toque extra de color ponle tanto al pollo como al arroz un poquito de perejil fresco picado. Y si quieres convertir tu arroz blanco en un delicioso risotto, agrega una buena cantidad de queso parmesano rallado y te sorprenderá el resultado.

Con este pollo guisado tan fácil lograrás un plato estupendo sin necesidad de ser un experto en cocina.