Hacer unas ricas galletas de mantequilla diferentes es una tarea sencilla y económica, basta con añadirle un poco de chocolate y almendras para que te las quiten de las manos. Las galletas de mantequilla tienen un origen antiquísimo; de hecho, la primera receta data del siglo XII y fue en tierras británicas. Por eso no es de extrañar que sean las galletas para acompañar el té lo que destaca de la comida inglesa.

La receta inglesa original apenas llevaba azúcar y se caracterizaba por ser más compacta que la actual, más plana, delgada, doblemente cocida y, además, las galletas eran cuadradas. Pero, antes que esto, los romanos ya hacían cierto tipo de galletas que se asemejaban más a un bizcocho delgado que mojaban en vino.

Tiempo de preparación: 35 minutos Dificultad: Baja Coste: Bajo Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 260 gramos de harina
  • 150 gramos de mantequilla (no margarina)
  • 60 gramos de almendras molidas
  • 90 gramos de azúcar
  • Un huevo
  • Una pizca de sal
  • Chocolate negro

Elaboración

Es importante que te acuerdes de sacar todos los ingredientes del frigorífico previamente (una hora antes es suficiente) para que se utilicen a temperatura ambiente.

  1. Mezcla en un bol el azúcar con la mantequilla y remueve bien hasta que esta última adquiera un color blanquecino. Incorpora las almendras, la harina y un poco de sal. A continuación mezcla todos los ingredientes hasta que queden compactos, haz una bola aplastada y métela en el frigorífico durante media hora, aproximadamente.
  2. Después de dejar enfriar la masa, extiéndela con ayuda de un rodillo y vuelve a meterla en la nevera durante media hora, como mínimo.
  3. A continuación, corta la masa con las formas que tú quieras, aunque puedes usar un cortapastas para que todas te salgan iguales. Pon las galletas sobre la bandeja del horno, separadas unos centímetros. Hornea durante 15 minutos a 180 grados. El tiempo dependerá de la potencia del horno, por lo que es recomendable que estés atento al interior y si ves que los bordes comienzan a dorarse, sácalas de inmediato. Después ponlas sobre una rejilla y déjalas enfriar.
  4. Cuando estén frías es el momento más divertido: decorarlas con el chocolate. Para ello, debes fundir el chocolate en el microondas o al baño maría. Si utilizas la primera opción, no lo dejes más de 15 segundos porque puede quemarse. Por último, ayúdate de una manga pastelera para poner el chocolate sobre las galletas, moviéndola de izquierda a derecha para hacer los dibujos o, si las quieres bañadas, sumérgelas directamente en el chocolate y después déjalas enfriar. Así conseguirás una rica receta de galletas de chocolate.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

​​

Truco final

Puedes darles un aroma diferente si utilizas vainilla en la elaboración de la masa. Puedes comprarla líquida en cualquier supermercado y añadirla junto con las almendras trituradas. La vainilla tiene un sabor muy suave que va a potenciar los del chocolate y la mantequilla, pero tienes que tener cuidado y no echar más de una cucharadita de té a la mezcla.

Ya sabes la receta para hacer galletas de mantequilla diferentes y sorprender a tus invitados.