El salteado de carne con verduras de temporada es una de las recetas ligeras que puedes incluir en tu lista para estar más sano. La principal ventaja de este plato es que aprovechas los restos que tengas en la nevera, por lo que resulta muy económico y nutritivo. La primavera es la época perfecta para consumir ciertas verduras de tallo, como pueden ser los espárragos verdes, los ajetes o las zanahorias, que se encuentran en su mejor momento.

La idea de esta receta es que los ingredientes vegetales queden 'al dente', es decir, crujientes pero cocinados. Para ello, lo mejor es usar un wok. Se trata de una especie de sartén, originaria de Oriente, que tiene mucho fondo y sirve para darle vueltas en el aire a los alimentos, sin que estos se viertan.

Tiempo de preparación: 20 minutos Dificultad: Fácil Coste: Bajo Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 300 gramos de espárragos verdes
  • Una cebolleta
  • Dos zanahorias
  • Un manojo de ajetes
  • 200 gramos de guisantes
  • Un chorreón de aceite de oliva virgen extra
  • 300 gramos de carne de pollo o pavo
  • 300 gramos de ternera
  • Un vasito de vino blanco
  • Sal y pimienta.

Elaboración

  1. Primero, cortamos la carne de ternera y ave en tiras de unos cinco centímetros, le añadimos un poco de sal y pimienta y las echamos en un wok (o sartén grande) con un chorreón de aceite de oliva y encendemos el fuego a medio alto. Podemos usar otro tipo de carne (como la de cerdo), pero la combinación ternera-ave le da un resultado más jugoso. Cuando esté hecha, lo reservamos en otro recipiente.
  2. Corta las verduras en juliana, pero asegúrate de que los trozos no sean muy finos porque queremos que queden crujientes. Para ello, vamos a usar el mismo wok y el aceite que hemos usado para la carne, de esta manera conseguimos que se mezclen todos los sabores. Vamos a poner también el fuego alto y, para evitar que se quemen las verduras, echaremos primero las cebollas y las zanahorias, dándoles continuas vueltas.
  3. A continuación, echamos el resto de las verduras, cocinándolas un par de minutos sin dejar de darles vueltas. Cuando veamos que están cocinadas, vertemos un vasito de vino blanco y lo dejamos uno o dos minutos en el fuego, para que se evapore el alcohol. Salpimentamos.
  4. Apagamos el fuego y echamos al wok la carne que habíamos reservado. Mezclamos todo bien con una cuchara de madera o dándole vueltas en el aire.

Emplatamos al gusto. Se trata de una receta muy versátil que se puede comer en frío, aunque caliente está mejor. También es perfecta para incluirla dentro del plan de cenas ligeras.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Para darle un sabor extra a la carne y las verduras podemos añadirle una cucharadita de salsa de soja, al final o durante la cocción. Como queremos que esté dentro de las recetas ligeras para cuidar nuestra salud, si optamos por la salsa, no añadiremos sal ni a las verduras ni a la carne, ya que la soja es bastante salada. También podemos introducir a la mezcla unos anacardos o cacahuetes, le van de lujo a la carne.