'Meunière' significa en francés 'la mujer del molinero' haciendo referencia al rebozado del pescado. La salsa meunière (o menier) es tan sencilla como elegante. El gallo a la meunière es una de las recetas de pescado que se elabora muy fácilmente. Y es que simplemente consiste en una salsa de mantequilla, perejil y limón que acompaña a un pescado rebozado en harina y frito.

El gallo a la meunière es un plato perfecto para todos aquellos a los que no les gusta demasiado el lenguado y quieren una receta atractiva que les invite a comer; y también para aquellos que quieren recetas de pescado para cuando reciben invitados pero que no tienen demasiada experiencia en la cocina. Te enseñamos cómo hacer la salsa menier en unos sencillos pasos.

Tiempo de preparación: 15 minutos Dificultad: Fácil Coste: Moderado Comensales:4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 4 gallos.
  • Harina de freír.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • 125 gramos de mantequilla.
  • 1 cucharadita de harina.
  • 1 limón grande.
  • Medio vaso de fumé de pescado (opcional).
  • Perejil fresco.

Elaboración

  1. Pon una sartén con abundante aceite para freír.
  2. Limpia los gallos (descámalos y quítales las espinas laterales) y haz filetes con ellos. Salpimiéntalos y pásalos por la harina. Fríelos en el aceite. Si quieres darle un toque diferente, los puedes dejar macerar en limón durante unas horas.
  3. Pon la mantequilla en una sartén y cuando se derrita añade la harina. Remueve e incorpórale el limón, el fumé de pescado, un poco de sal y el perejil picado. Déjalo que hierva un poco hasta que espese. Cuando la mantequilla haya adquirido un tono marrón, la salsa estará lista.
  4. Servimos los gallos escurridos de aceite con la salsa por encima.
  5. Este plato lo puedes elaborar con otros pescados. También queda muy bien con el lenguado. Y recuerda que es un plato para comerlo recién hecho, no queda bien de un día para otro.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Algunas sugerencias para tu gallo a la meunière

- El gallo es un pescado muy suave. No obstante si quieres darle un punto extra de suavidad, puedes dejarlo sumergido en leche durante un rato.

- Si quieres que la salsa no tenga tanto sabor a mantequilla, puedes mezclarla con un chorrito de aceite de oliva.

- Como toque final puedes introducir tu gallo ya preparado durante un par de minutos en el horno.

- Si quieres darle más sabor, puedes freír en la mantequilla unos ajos laminados.

- Puedes sustituir el limón por la lima si quieres un toque más fuerte.

Truco final

Para que el plato te quede perfecto puedes rallarle un poco de piel de limón por encima. Sírvelo con unas patatas panaderas, unos espárragos trigueros a la plancha o unas zanahorias cocidas y pasadas por mantequilla y decoradas con un poquito de perejil picado.

Si estás buscando recetas de pescado fáciles de elaborar pero que te hagan quedar como un auténtico chef delante de tus comensales, elige el gallo a la menier. Un plato de alta cocina francesa que no necesita nada para triunfar.