Las recetas de pasta son siempre muy socorridas en la cocina. Cargadas de hidratos, con su punto de proteínas y una buena cantidad de hortalizas, constituyen un bocado delicioso que te va a llenar siempre de energía. Además, generalmente tienen un sabor fresco y ligero, por lo que resultan muy agradecidas de comer.

La pasta marinera es una opción muy interesante. Su origen viene de las zonas costeras de Italia. Y es que estamos acostumbrados a relacionar su gastronomía con la carne y con la pasta, pero el pescado y el marisco también tienen un lugar protagonista en su mesa. La otra ventaja de esta receta está en lo versátil de sus ingredientes, ya que estos, como veremos más adelante, se pueden combinar o cambiar.

Tiempo de preparación: 35 minutos. Dificultad: Media. Coste: Económico. Comensales: 4.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • Una cucharadita de azúcar
  • Una cebolla dulce
  • Un kilogramo de chirlas
  • 500 gramos de pasta (la que se prefiera)
  • 25 gramos de mantequilla
  • Un poco de orégano
  • Un pimiento rojo
  • Queso para rallar al gusto
  • 1 kilo de tomates maduros
  • Sal al gusto

Elaboración

  1. Lo primero que debes hacer es limpiar bien las chirlas, tres o cuatro veces bajo el grifo. Después, basta con cocerlas y con retirarles las conchas. Aprovecha solo aquellas que se hayan abierto, ya que si la concha sigue cerrada significa que no se puede comer.
  2. Aprovecha esa agua para poner, con una pizca de sal al gusto, la pasta a hervir.
  3. Mientras, tienes que ir elaborando el sofrito, con la cebolla, el pimiento y el tomate.
  4. Deja sofreír la cebolla con el pimiento y cuando estén algo pochados baja el fuego y añade el tomate, tapando la sartén para facilitar que se forme la salsa. Una alternativa bastante útil es que primero peles el tomate. Puedes meterlo, incluso, en el agua de cocción apenas un minuto, realizándole previamente un corte en la superficie, para que la piel salga de una forma mucho más sencilla.
  5. Incluye en el sofrito el orégano y añádele un poco de azúcar para corregir la acidez de los tomates.
  6. Una vez la pasta esté cocida, pon la mantequilla a disolver en otra olla y, cuando se disuelva, añade la pasta y ve mezclando. Cuando la haya absorbido añádele el sofrito y, finalmente, las chirlas.
  7. Remueve y baja mucho el fuego para que la pasta pueda absorber todos los sabores.
  8. El queso preséntalo en la mesa para que se sirva al gusto de cada uno.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Cocer la pasta en el agua de las chirlas hará que esta absorba mucho más el sabor del mar y, por tanto, te quedará un plato mucho más sabroso. En cuanto a las chirlas, lo ideal siempre es dejarlas primero a remojo, generalmente unas dos horas.

Después, tendrás que pasarles agua por encima varias veces. Lo importante es eliminar toda sustancia potencialmente peligrosa que tengan en sus conchas. Con pasarlas por el grifo tres o cuatro veces será más que suficiente para cualquiera de tus recetas de pasta. ¡Buen provecho!