Hacer curry casero es muy sencillo. Esta mezcla de especias que procede de Oriente causa verdadero furor. No es para menos, ya que podemos añadirlo en diferentes comidas para conseguir un toque de sabor único. Merece la pena realizarlo en la comodidad del hogar. Además, si lo hacemos nosotros mismos, podemos controlar la cantidad y variedad de especias de la mezcla.

Hay diferentes variedades de curry, como el amarillo o el rojo, que nos permiten darle toques de sabor distintos a cada plato. Sea para carne, pescado o arroz, siempre contaremos con un tipo de curry. Además, es una mezcla que contiene gran cantidad de antioxidantes, ayuda en la digestión y a eliminar los gases intestinales. ¿Qué más le podemos pedir?

Tiempo de preparación: 15 minutos Dificultad: Fácil Coste: Medio Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 3 cucharas de semillas de cilantro
  • 2 cucharadas de mostaza negra
  • 2 cucharaditas de granos de pimienta negra
  • 2 cucharadas de comino
  • 2 cucharaditas de fenogreco
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 1 cucharadita de chile en polvo
  • 2 cucharaditas de cúrcuma en polvo

Elaboración

  1. Lo primero que harás será poner a calentar las semillas de cilantro en una sartén junto a la mostaza negra, pimienta negra, comino y fenogreco. El calor debe estar a fuego medio para tostar las especias sin llegar a quemarlas, algo que solo estropearía el resultado final amargando los sabores. Una vez empieces a notar los aromas de las especias, apaga el fuego y déjalas reposar.
  2. Cuanto estén fríos, tritura los ingredientes con ayuda de un molinillo hasta obtener un polvo fino, el cual será la mezcla perfecta de todas estas especias. Luego añade el jengibre, el chile y la cúrcuma y mezcla bien los ingredientes para integrarlos.
  3. El último paso consiste en guardar este preciado polvo en un tarro, así podrás utilizarlo siempre que quieras para aderezar tus platos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Las recetas con curry son multitud. Existe una amplia variedad de opciones para utilizar esta mezcla de especias, la cual casa con casi todos los alimentos. Uno de los platos más comunes es el arroz con pollo al curry. Este es un plato de lo más saludable, sencillo de realizar y que apenas te llevará tiempo. La pasta tampoco se resiste a la magia de esta mezcla de especias. Y es que puedes elaborar unos sabrosos soba (espaguetis japoneses) con anacardos, los cuales le darán un toque único y exótico al plato.

Un buen curry rojo es el acompañante para un plato de verduras. Los sabores de las especias realzan el de las verduras y añaden un embriagador aroma al conjunto. Ya no volverás a decirle que no a un plato de verdura. Incluso puedes elaborar un curry de garbanzos con sésamo negro, un plato exótico como pocos que disfrutar durante el verano.

Como ves, hacer curry casero te permite elaborar una mezcla de especias versátil, útil y llena de sabor. No importa el tipo de alimento, siempre habrá un tipo de curry.