Hoy te vamos a ofrecer una receta de ensalada de pimientos rojos. Se trata de un plato muy fresco, saludable y con muy pocas calorías, por lo que es ideal para esta época en la que se acerca el calor, como cena o también como guarnición de alguna carne o de pescados. Y es que es una de las mejores recetas de primavera.

Es una receta muy mediterránea y, por lo tanto, muy fresca y equilibrada. Al tratarse de una ensalada tienes una ventaja bastante clara y es que puedes modificar o cambiar buena parte de los ingredientes a tu gusto. Añadiendo otros y retirando alguno de ellos. Y es que si algo te ofrecen las ensaladas es libertad.

Tiempo: 60 minutos. Dificultad: Fácil. Comensales: Dos. Precio: Económico.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 2 pimientos rojos grandes
  • 1 tomate de ensalada maduro y fresco
  • Media cebolla. Puede ser de cualquier tipo (roja, dulce o morada, todas quedan bien en el plato)
  • Dos huevos caseros
  • 100 gramos de atún de lata
  • Un puñado de aceitunas negras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Vinagre de Jerez (o también valdría de Módena)

Elaboración de la receta de primavera

  1. Ve poniendo a precalentar el horno a 200 grados. Mientras, forra una bandeja con papel de aluminio y deja los pimientos rojos lavados.
  2. Unta los pimientos con sal y aceite y mételos en el horno bajando algo la temperatura. Déjalos unos 40 minutos, hasta que estén bien blandos por dentro.
  3. Aprovecha este tiempo para cocer los huevos. Recuerda que son once minutos desde el momento en el que el agua empieza a hervir.
  4. Pica muy fina la cebolla y el tomate y ve dejándolos en la bandeja en la que vas a incluir todos los ingredientes de la ensalada.
  5. Cuando los huevos estén cocidos, déjalos enfriar y pícalos también sobre el tomate y la cebolla. Incluye las aceitunas y el atún para que vayan absorbiendo los aromas y los sabores.
  6. Saca los pimientos del horno y espera a que se enfríen.
  7. Generalmente la piel está quemada. Incluso aunque esté todavía roja, retírala toda con un cuchillo.
  8. Pica los pimientos y añádelos a la ensalada.
  9. Aliña la ensalada a tu gusto de aceite, sal y vinagre.
  10. Finalmente, deja reposar unos pocos minutos el plato en la nevera, para que se enfríe bien y tenga un sabor mucho más fresco y más intenso.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Uno de los consejos que te damos es que si te ves con prisa, no tienes por qué utilizar pimientos al horno. Puedes coger unos de lata que también funcionan muy bien con la ensalada. Además, si le añades patata cocida, tendrás ya un plato que pasa de ser guarnición a prácticamente principal.

En cuanto a los pimientos en el horno, para retirarles la piel lo mejor es que 'suden'. Y esto lo consigues cuando, nada más retirarlos del horno, los tapas con algo por encima. Por ejemplo, metiéndolos en un plato y cubriéndolos con un paño. De esta forma será más fácil retirar la piel. Y esta es nuestra receta de ensalada de pimientos rojos.