Entre las recetas de postres más recomendables destacan aquellas que apuestan por la repostería original. El dulce de leche es casi plato nacional en Argentina y en España es una de las recetas más desconocidas.

Su combinación con unos crepes muy fáciles de hacer te permitirá degustar una receta tan deliciosa como recomendable. Eso sí, debemos adelantarte que no siempre resulta sencillo, si no eres goloso, amoldarse a tanto dulzor y a una textura tan distinta como curiosa.

Esta receta te ayudará a mezclar la cocina francesa con la argentina y, sobre todo, a terminar tus comidas con una pincelada más que a tener en cuenta para crear una experiencia gastronómica única que no tardarás en repetir.

Tiempo de preparación: 30 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4 (calcula dos crepes por persona)

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 1 bote pequeño de leche condensada
  • Un cuarto de litro de leche templada
  • 2 huevos
  • 150 gramos de harina
  • 20 gramos de mantequilla
  • Base para preparar los crepes

Preparación

  1. Mezcla los huevos con la harina, ve añadiendo la leche poco a poco. Añade la sal y la mantequilla previamente derretida. Usa varillas para batir esta mezcla y lograr un resultado homogéneo.
  2. En una sartén lo más nueva posible, el dato es importante, añade unas gotas de aceite y deja calentar. Añade como medio cazo de la mezcla anterior. Deja dorar y dale la vuelta. Recuerda que el primer crepe se suele desechar y te sirve para saber si la sartén tiene la temperatura adecuada. Deja enfriar los crepes.
  3. Mete la lata de leche condensada sin abrir al baño María durante dos horas a fuego bajo. Si lo pones a fuego alto quedará pastoso, se quemará y te arruinará el resultado final. Las prisas nunca son buenas consejeras.
  4. Abre cada crepe y rellena con la crema al gusto. Cierra en forma de triángulo para favorecer que los comensales puedan degustar esta obra de arte con la mano si les apetece.
  5. Dependiendo de tu nivel de adicción al azúcar, puedes decorarlos con nata montada, una salsa de chocolate caliente o una mermelada de frutos rojos. Te recomendamos que los pruebes tal cual antes de comenzar a experimentar con el maridaje.

Esta propuesta tradicional argentina es idónea para esos largos días de otoño o de invierno, especialmente si la pruebas caliente y acompañada de un buen vino dulce. Es importante reseñar que se recomienda tomar caliente para que el dulce de leche no pierda su peculiar textura.

Sí queremos subrayar que no apuestes por adquirir el dulce de leche ya preparado porque aparte de los conservantes y aditivos, no sabe como debe saber.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Para que el dulce de leche salga más cremoso es necesario ir moviendo la lata de vez en cuando mientras está al baño María. Cubre el fondo de la cazuela con canicas y comprobarás cómo la lata se va moviendo automáticamente al compás del hervor del agua. Solo así lograrás una crema mucho más untuosa y lista para comer.