Estas increíbles magdalenas caseras son una de las recetas tradicionales que debemos tener en nuestro recetario y que pasan de generación en generación. Para desayunar o merendar, son ideales para tomar con un buen vaso de leche fría.

Os traemos la receta más básica, sin nada más que lo necesario y un pequeño toque a vainilla que os hará la boca agua con solo olerlas al hornear. Y, por supuesto, os explicamos con todo detalle cómo prepararlas y hornearlas para conseguir que queden esponjosas y jugosas a la vez y, por supuesto, que suban y se hinchen mucho.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.



Tiempo de preparación: 40 minutos Dificultad: Media Coste: Económico Comensales: 8-12

Ingredientes

  • 200 g de harina
  • 1 cdta de bicarbonato
  • 1 cdta de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 175 g de azúcar
  • 75 g mantequilla
  • 2 huevos grandes
  • ¼ cucharadita de extracto de vainilla
  • 200 ml de leche entera

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​Elaboración

  1. En un bol, mezcla la harina junto con la levadura y el bicarbonato y tamízalos para conseguir un bizcocho más esponjoso.
  2. Por otro lado, pon los huevos en un bol y añade el azúcar. Bátelo todo junto hasta que blanqueen. Añade entonces la mantequilla derretida y el extracto de vainilla y mezcla bien.
  3. Echa la mitad de harina que has tamizado previamente en el bol de los huevos y mezcla hasta que no queden grumos. Añade entonces la leche y vuelve a mezclar y, una vez esté todo integrado, acaba de añadir la harina que quedaba junto con la pizca de sal. Mezcla muy bien y asegúrate de que no quedan grumos.
  4. Reparte la masa en papeles de magdalenas llenándolos ¾ partes de su capacidad. Calienta el horno a 175º con calor arriba y abajo. Mete las magdalenas dentro y hornéalas durante 15-20 minutos o hasta que estén doradas.

El truco final

Añade una ralladura de limón a la masa para conseguir un ligero aroma cítrico en tus magdalenas.