Uno de los trucos de cocina que debes dominar es elaborar un huevo pasado por agua. Este ingrediente, de uso en millones de recetas, ofrece una versatilidad difícil de igualar dentro de una cocina. Sin embargo, lo más interesante es todo el partido que le puedes sacar con diferentes tiempos de cocción. Lo normal es buscar un huevo cocido, con la clara y la yema totalmente cuajadas.

En este caso, al plantearnos cómo hacer huevo pasado por agua necesitamos un poco más de pericia con los fogones, ya que el tiempo de cocción es esencial para lograr buenos resultados. Quizá tardes en cogerle el truco, pero acabarás elaborando unos huevos pasados por agua de campeonato.

Tiempo de preparación: 5 min Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 1

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

Elaboración

  1. El primer paso consiste en poner agua en un cazo. Esta debe ser suficiente como para cubrir el huevo en su totalidad, pero sin que haya demasiada entre la superficie y el huevo. Pon a hervir el agua e introduce con cuidado el huevo en el recipiente. Si lo tiras de golpe, lo romperás y tendrás que volver a empezar.
  2. La cocción de un huevo pasado por agua es exactamente de cinco minutos. Ni más ni menos. En este tiempo la yema no llega a solidificarse y la clara cuaja parcialmente, justo lo que estás buscando con este tipo de cocción.
  3. Una vez pasado el tiempo, deshazte del agua caliente y riega el huevo con abundante agua fría. Incluso podrías pasar el huevo a un recipiente con agua y hielo, lo que buscas es cortar la cocción que aún se está llevando a cabo gracias al calor residual.
  4. Llega el momento de comprobar si has tenido éxito en la cocción del huevo. Golpéalo con cuidado contra una superficie sólida y ve retirando la cáscara poco a poco. Coloca el huevo sobre la tostada con un poco de mantequilla y ya podrás catar el resultado.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

La ventaja de esta cocción es que aprovecharás todos los nutrientes que aporta el huevo, el cual está considerado como un superalimento por los expertos. Y no es para menos, ya que contiene unos valiosos nutrientes que merece la pena conocer. Para empezar, contiene proteínas de alta calidad y todos los aminoácidos esenciales para el ser humano.

Si bien contiene colesterol, también te aporta lecitina, la cual interfiere en la absorción del propio colesterol. La yema contiene vitaminas A y D, además de una buena cantidad de grasa. La clara, por su lado, te aporta diversas vitaminas del grupo B, indispensables para mantenerte sano. Lo mejor es que todos estos nutrientes están concentrados en 60 gramos.

Elaborar un huevo pasado por agua es uno de los trucos de cocina más básicos y el cual aparece en numerosos platos. Puedes añadirle unas virutas de jamón, degustarlo solo, mojando un poco de pan tostado en la yema o recurrir a un poco de queso feta para mejorar la experiencia.