De entre todas las ideas para la merienda la que seguramente no se te ha ocurrido es la de comer una tostada galesa. No te culpes, casi nadie conoce este tipo de tostada en España. El Welsh rarebit o rabbit es un aperitivo muy típico en Inglaterra y propio de la nobleza de estas tierras desde el siglo XVI. Hoy en día es una manera distinta de merendar o desayunar con una elaboración única.

¿Qué es la tostada galesa? Sin duda, esta es la pregunta que te estás haciendo ahora mismo. Para resumir, es una tostada muy sofisticada a la que se le añade queso, aunque en sus orígenes contaba con ingredientes tales como carne de pavo, huevo escalfado o panceta. Merece la pena aprender a elaborarla.

Tiempo de preparación: 20 minutos Dificultad: Fácil Coste: Medio Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 50 gramos de mantequilla
  • 3 cucharadas de harina
  • 150 mililitros de cerveza
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de salsa Worcestershire
  • 200 gramos de queso cheddar
  • 5 rebanadas grandes pan rústico
  • Sal marina
  • Pimienta negra molida

Elaboración

  1. Lo primero será precalentar el grill del horno a media temperatura. Derrite la mantequilla en un cazo y añade la harina para formar un roux. No pares de remover durante dos o tres minutos, el tiempo que tardará la harina en cocinarse y en perder su sabor. Cuando se tueste un poco ya estará listo.
  2. Añade la cerveza al roux y remueve para mezclar bien los ingredientes. Acto seguido y con el cazo fuera del fuego, agrega la salsa Worcesterhire y la mostaza para remover una vez más hasta integrar los ingredientes. Añade la mayor parte del queso, el cual se irá derritiendo con el calor residual. Deja enfriar la mezcla durante unos minutos. La clave para evitar grumos es integrar los diferentes ingredientes correctamente, algo que lograrás removiendo bien y dejando que el queso se funda totalmente.
  3. Le ha llegado el turno a las rebanadas de pan. Tuéstalas por ambas partes para que el pan aguante la mezcla sin problema. Colócalas sobre una bandeja de horno y nápalas con la mezcla de queso que has elaborado. Ralla el resto del queso para espolvorearlo y echa un chorrito de salsa Worcestershire. Vuelve a poner las tostadas bajo el grill hasta que la mezcla burbujee, sácalas y déjalas enfriar antes de hincarles el diente.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Esta es una receta para disfrutar de una merienda distinta, la cual puedes acompañar con la bebida fría que más te guste. Procura que el pan esté bien tostado o se reblandecerá con la mezcla de queso y perderá gran parte de su textura crujiente. Además, tampoco lo dejes enfriar durante mucho tiempo o el queso parecerá un trozo de goma imposible de masticar.

Al final, esta es una de las ideas para la merienda, la cual te conquistará desde el primer momento. Además, es una receta muy sencilla de elaborar y que apenas te llevará tiempo.