Las recetas de marisco son muy variadas y sanas. Gracias a ellas puedes disfrutar de algunos tesoros que solo el mar puede ofrecer. Las almejas son uno de ellos, muy popular y apreciado, que se aprovecha a lo largo de todo el año. Si eres un auténtico fan de ellas, ¿te atreverías a comerlas en salsa picante?

De entre todas las recetas de almejas, la propuesta de hoy pasa por añadir un toque de picor a tu comida. Quizás pienses que el verano no es el mejor momento del año para tal sabor, pero te sorprenderá saber que el picante te acabará por refrescar. Todo gracias al efecto botijo, y no, no es broma. Si eres un valiente, esta es tu receta. No pierdas detalle de ella, te va a encantar.

Tiempo de preparación: 60 minutos. Dificultad: Fácil. Coste: Económico. Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 48 almejas medianas
  • Un vaso de agua
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 400 gramos de tomate
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 zanahoria
  • Medio decilitro de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • Una pizca de pimienta cayena
  • Sal

Elaboración

1. Lo primero será colocar las almejas en una cazuela, sumergirlas en un poco de agua y añadir cuatro cucharadas de aceite de oliva. Colócalas al fuego hasta que se abran y vete retirándolas según lo vayan haciendo. Cuando terminen, no tires el agua ya que estarás tirando parte del sabor de la salsa a la basura, algo que no vas a querer hacer.

2. Ahora toca ponerse con la salsa. Empieza pelando y cortando en juliana la cebolla, la zanahoria y el ajo. Luego rehógalas con un poco de aceite de oliva. Cuando estén listas, añade la cayena y los tomates troceados y totalmente limpios.

3. Deja los ingredientes al fuego y vete aplastando los tomates de tanto en tanto para sacarles todo el jugo, algo que le vendrá muy bien a esta salsa. Tras 45 minutos las verduras deberían estar totalmente cocinadas. Pasa el contenido de la sartén por un pasapurés y rectifícala de sal, pimienta y azúcar. Este último ingrediente es muy importante para reducir la acidez que poseen de manera natural los tomates, pero no llegues a endulzarla o limitarás el sabor natural del tomate.

4. Una vez pasada la salsa por un chino, vuelve a hervirla junto al agua que te sobró de la cocción de las almejas. Vierte el marisco en la salsa y deja que se cocine unos minutos. El toque final será un poco de perejil picado a modo de decoración sobre el plato. ¡Buen provecho!

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Como ves, esta receta es muy sencilla de elaborar y hay mucho espacio en ella para que añadas mejoras. La salsa picante puede incluir otros ingredientes y condimentos, siempre y cuando no toques el tomate. Si buscas un picante más fuerte, no dudes en añadirlo; lo mismo ocurre con las especias. Si te gusta un toque de orégano, adelante, es tu salsa. Así, disfrutarás de las mejores recetas de marisco.