Hacer falafel casero es más sencillo de lo que puedas creer. Con unos garbanzos en remojo, algunas especias y pocos ingredientes más conseguirás un plato atractivo, sano y económico. Si además lo acompañas de un salsa tahini y de alguna ensalada vistosa, tendrás un plato de auténtico gourmet.

Sinónimo de salud

Los garbanzos son uno de los alimentos más saludables que puedes incluir en tu dieta, ya que constituyen una excelente fuente de proteína vegetal con innumerables beneficios para la salud. No en vano, los nutricionistas recomiendan consumir garbanzos y otras legumbres entre 2 y 4 veces por semana. Si los potajes no son lo tuyo, ¡atrévete con un falafel fácil y benefíciate de las bondades de las legumbres para la salud!

Tiempo de preparación: 50 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4.

Ingredientes:

  • Un vaso de garbanzos secos
  • Un puñado de nueces
  • 2-3 zanahorias
  • 1 cebolla o 1 chalota mediana
  • Un puñado de perejil fresco
  • Un puñado de cilantro fresco
  • Especias variadas, a elegir a tu gusto (comino, canela, nuez moscada o pimienta negra)
  • Pan rallado
  • Sal
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva

Para la salsa tahini necesitarás:

  • 100 gramos de semillas de sésamo tostadas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Flor de sal

Garbanzos.
Garbanzos.

Elaboración:

  1. Pon a remojo los garbanzos durante 24 horas. Si quieres obtener una textura algo más cremosa, puedes hervir los garbanzos un par de minutos.
  2. Corta la cebolla y el ajo en cuadraditos y ralla las zanahorias.
  3. Pasa la cebolla y la zanahoria por la sartén con un poquito de aceite de oliva. Si lo prefieres, puedes saltarte este paso y añadir las verduras crudas.
  4. Bate los garbanzos con el ajo, el perejil, el cilantro y las especias que hayas elegido. Recuerda que no debe quedarte una textura demasiado cremosa, lo adecuado es que se aprecien los trocitos de garbanzo.
  5. Incorpora la mezcla en un bol y añade las verduras y las nueces picadas.
  6. Haz bolas del tamaño de albóndigas pequeñas y pásalas por pan rallado.
  7. Fríelas en abundante aceite caliente o en el horno unos 20 minutos a 170ºC.
  8. En el caso de que las hayas frito, deja que el aceite escurra en papel absorbente.
  9. Para la salsa tahini debes picar las semillas de sésamo en una picadora con un poquito de sal. Añádele poco a poco el aceite y sigue moliendo hasta que se forme una pasta.

Si prefieres otra salsa, puedes optar por una salsa de yogur, una mayonesa o una salsa de roquefort.

Truco final

Tu falafel te puede quedar de 10 si lo acompañas de bonitos colores. Preséntalo en un bonito plato y acompáñalo de una ensalada de col, lechuga y zanahoria. No te olvides de añadir un pequeño bol con tu salsa favorita.

Ahora que ya sabes cómo hacer falafel casero, no dudes en probarlo e incorporarlo a tu recetario. Te encantará, ¡seguro!