El verano es la época del año en la que nos gusta más experimentar con sabores y probar platos nuevos. En esta receta aprenderás cómo hacer un flamenquín cordobés. Un plato típico muy apreciado dentro y fuera de Córdoba que combina la suavidad de la carne de lomo de cerdo con el sabor del jamón y un rebozado crujiente.

Como sucede con la mayoría de platos populares, hay casi tantas recetas como hogares lo elaboran y cada día aparecen nuevas versiones con pollo, pescado o pimientos. Aquí podrás encontrar una receta sencilla que se ajusta bastante a la original que se elaboraba en Casa Eusebio

Tiempo de preparación: 15 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

D.O. Jamón de Teruel.
D.O. Jamón de Teruel.

Ingredientes:

  • 4 filetes de lomo de cerdo cortados finos
  • 4 lonchas de jamón serrano
  • 1 limón
  • Ajo
  • Perejil
  • Sal y pimienta
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • Harina
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Coloca los filetes encima de papel film y con un mazo de cocina o un mortero, palmea los filetes para ablandarlos. La carne deberá quedar fina y con una textura muy blanda. Este paso es fundamental para conseguir unos flamenquines jugosos y evitar que la carne de cerdo se encoja cuando se pase por la sartén.
  2. Añadimos a la carne un poco de zumo de limón, ajo, perejil y sal y lo extendemos masajeando el filete hasta que quede repartido homogéneamente. Ten en cuenta que el jamón aportará posteriormente un toque salado, por lo que es recomendable adaptar la cantidad de sal al tipo de jamón que vayamos a utilizar después.
  3. Añade una loncha de jamón al filete y enróllalo lo más prieto posible con ayuda del papel film.
  4. Una vez que el filete esté enrollado, para asegurarnos que el flamenquín no se deshace en la sartén, envuélvelo con el film que te ha sobrado y deja algo de espacio libre en los extremos, como si estuvieses envolviendo un caramelo.
  5. Una vez envuelto, haz girar los lados para conseguir que la carne quede más compacta dentro del film y déjalo reposar en el frigorífico durante 30 minutos
  6. Coloca en tres platos la harina, el huevo batido y el pan rallado.
  7. Saca la carne del frigorífico e introdúcela primero en la harina, después en el huevo y por último el pan, haciendo que quede una cubierta uniforme
  8. En una sartén, calienta el aceite a temperatura baja y fríe los flamenquines. Lo ideal para que queden bien hechos por dentro y crujientes por fuera es hacerlos en bastante aceite a temperatura baja, de esta manera el calor se repartirá homogéneamente y se harán mucho mejor.
  9. Sírvelos con patatas fritas y con un poquito de alioli para ser fiel a la receta tradicional.

Truco final

Si quieres unos flamenquines bien jugosos, elige un jamón que tenga grasa. Con el calor el tocino se deshará y parte de la grasa quedará en el interior del flamenquín, aportando hidratación.

Otra idea es poner en el interior lonchas de queso añejo. No forman parte de la receta original pero es muy común encontrarlos así y le dan un toque delicioso.