Hacer helado en casa es una idea perfecta para refrescarte en verano a la par que ahorras y personalizas tus helados con los sabores que más te gustan. Sin embargo, la mayoría de las recetas son algo tediosas y se tarda más de lo necesario. Por eso, vamos a proponerte una receta de helado casero rápido y que es muy fácil de preparar. Además, al finalizar la receta, te contamos algunas ideas originales para personalizar tus helados.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

En esta receta necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 vaso de leche (preferiblemente leche entera para conseguir mayor cremosidad).
  • 1 cucharada pequeña con vainilla o de cacao en polvo, en función del sabor que queramos añadir al helado. En caso de no disponer de vainilla fresca, se pueden añadir unas gotas de esencia de vainilla.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • Para la elaboración de este helado también necesitaremos 6 cucharadas de sal gruesa, bolsas aptas para utilizar en un congelador y una cubitera de hielos.

Elaboración

En primer lugar, se mezcla la leche, el azúcar y el cacao o la vainilla. Todo ello se bate (preferiblemente con una batidora eléctrica) durante unos 3 minutos. El objetivo es conseguir que todos los ingredientes se integren y formen una crema homogénea.

Esta mezcla de los ingredientes se introduce en una bolsa apta para congelador y lo dejamos reposar, asegurándonos de que la bolsa quede perfectamente cerrada en todo momento. Mientras tanto, cogemos una segunda bolsa para congelador y en ella introducimos todos los hielos de la cubitera, así como las 6 cucharadas de sal.

A continuación, llega el momento de hacer el helado de la forma rápida. La bolsa con los ingredientes se introduce dentro de la bolsa de los hielos y la sal. Ambas tienen que estar herméticamente cerradas. Cuando nos hayamos asegurado de esto, comenzamos a agitar ambas bolsas hasta conseguir que la mezcla pase a una textura cremosa. En el momento en que los ingredientes se han transformado en una crema, pasamos a agitar con menos ímpetu hasta conseguir que se forme la textura deseada de helado.

Por último, solo queda servir el helado, para lo que podemos utilizar una cuchara especial para bolas o bien ayudarnos de dos cucharas normales para intentar hacer una forma ovalada con el postre.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Esta receta básica de helado de vainilla o cacao puede modificarse y dar lugar a diferentes sabores. Una opción es la de sustituir la vainilla o cacao por fruta, otro tipo de chocolate, frutos secos... Aunque si lo prefieres, puedes quedarte con esta base y añadir a modo de toppings otros ingredientes. Una de las posibilidades más sencillas y resultonas es añadir justo antes de consumir una mermelada original (como puede ser esta de kiwi, limón y tequila). Un toque cítrico potenciará la frescura del helado y además se convertirá en un postre más original.

Mermelada de frutos rojos. (iStock)
Mermelada de frutos rojos. (iStock)

En definitiva, hacer helado en casa es muy sencillo si aplicas una receta tan fácil y rápida como esta. Te animamos a que pruebes esta receta dulce y otras recetas también saladas para refrescarte este verano, como el famoso gazpacho.