Los embutidos en general y el embutido de pavo casero en particular dan para mucho. Desayunos y meriendas sanas, pero también una propuesta para quedar genial en cualquier cena frugal de verano. Un pan interesante, un poco de pavo, unos cuantos ingredientes más y listo: ¡ya tenemos un bocadillo inigualable! El relleno para un bocadillo que cumple con las dos premisas fundamentales de cualquier cocina: que el plato seduzca a través de la vista, además de por el gusto.

Pocas calorías y mucho sabor. Una propuesta para quienes no se quieren complicar en la cocina pero que tienen paladares exigentes. Atento a esta receta atractiva por muchos motivos más allá del sabor: el aspecto, el tiempo de preparación y el coste.

Tiempo de preparación: 10 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Nueces. (iStock)
Nueces. (iStock)

Ingredientes

  • 100 g de nueces picadas
  • 500 g de fiambre de pechuga de pavo natural
  • 100 g de jamón serrano
  • Sal al gusto
  • Pimienta, cebolla y ajo en polvo al gusto
  • Una pizca de orégano
  • Un chorreón de aceite de oliva. Mejor si es virgen extra

Elaboración

  1. Picar la pechuga de pavo. Aunque lo puedes hacer con un cuchillo bien afilado, una picadora es lo ideal. Una vez picado, se reserva en un cuenco. Se hace lo mismo con las nueces y el jamón. En este último caso es mejor no picarlo tanto como el pavo.
  2. Una vez se han mezclado los tres ingredientes principales, se añade la sal, la pimienta, la cebolla y el ajo en polvo.
  3. Se incorpora el aceite de oliva.
  4. Empleando papel film transparente, resistente al microondas, se empaqueta la mezcla que hemos realizado. Además de empaquetar has de darle forma alargada con un grosor suficiente, ya que después lo cortaremos como si de un embutido se tratara.
  5. Cuando ya tenemos hecho el paquete, se cocina un minuto y medio en el microondas. Pasado este tiempo, retiramos el film y volvemos a introducir el resultado en el microondas durante tres o cuatro minutos.

Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

Truco final

Introducir la masa en el congelador unos minutos antes de ser cortado el fiambre es una buena manera de evitar que se desmorone cuando lo estamos cortando. No obstante, lo que sí se debe hacer en cualquier caso antes de cortar el fiambre es mantener la masa en la nevera.

Añadir ajetes, pimientos y cebolleta es otro de los trucos para imprimir más sabor a esta receta. Sabor y colorido, ¿por qué no? Jugar con los ingredientes en este caso es más que adecuado cuando se trata de una receta que da mucho juego.

Para los que se atrevan a incorporarle un huevo, el secreto está en añadir pan rallado para que ese embutido de pavo casero tenga la consistencia necesaria. El huevo es un ingrediente del que hemos prescindido en esta receta. Sin embargo, es totalmente compatible con esta elaboración, que te salvará de cualquier eventualidad y que siempre estará listo en la nevera para ser cortado y servido. ¡Buen provecho!