Las recetas con patatas destacan por su versatilidad. Siempre son muy sencillas de hacer y, por lo general, gustan en toda la casa, especialmente a los más pequeños. Rellenarlas de atún es solo una de las opciones más comunes por las que puedes optar, ya que también las puedes encontrar de carne, setas, verduras, etc.

Se trata de una receta con un probable origen hispanoamericano. Aunque en la actualidad allí lo que se hace es freírlas, fueron ellos los primeros en probar a rellenarlas con otros ingredientes. Por lo que tiene sentido atribuirle también a su gastronomía esta receta o por lo menos su idea original.

Tiempo de preparación: 40 minutos. Dificultad: Fácil. Coste: Económico. Comensales: 4.

Ingredientes

Como ves, las patatas rellenas fáciles necesitan muy pocas cosas, sencillas de conseguir:

  • 4 patatas medianas con forma redondeada
  • 2 latas de atún en aceite de oliva o al natural
  • 50 g de queso cheddar
  • 50 g de salsa de tomate (natural o de bote)
  • Sal
  • Algunas hojas de perejil fresco
  • 100 g de queso mozzarella rallado

Elaboración de unas patatas rellenas fáciles

Lo primero es pelar las patatas y limpiarlas adecuadamente. Después, tienes que poner una olla con abundante agua y sal al fuego e introducir las patatas para cocerlas bien. Tienes que esperar hasta que puedas hundir el tenedor en ellas sin complicaciones. Pero, eso sí, que no se rompan por la cocción ni que terminen demasiado blandas.

  1. Una vez cocinadas (puede llevarte entre 15 o 20 minutos, dependiendo de la patata), apártalas y déjalas a secar mientras enfrían.
  2. Mientras, coge un bol y vierte en él las latas de atún junto con la salsa de tomate, el perejil picado y el queso cheddar. Remueve bien y añade algo de sal, aunque por lo general no te hará falta demasiada, ya que el atún suele ser bastante salado. Reserva la mezcla en el bol.
  3. Ahora viene lo más complicado. Asegúrate de que las patatas están templadas y córtalas por la mitad. Con una cucharilla pequeña ve vaciándolas, manteniendo los bordes intactos. Lo ideal es dejarles una pared de, por lo menos, medio centímetro de grosor.
  4. La patata que hayas retirado incorpórala a la mezcla del bol y bátela bien, para que se mezclen ambos elementos. Con la mezcla, rellena las patatas vaciadas y ve colocándolas en una fuente donde hayas pasado, previamente, una fina capa de aceite para evitar que se peguen. Espolvoréalas luego con el mozzarella.
  5. Precalienta a 200ºC y deja las patatas en el horno unos quince minutos para que se gratine bien todo el queso.

Un truco final para las recetas con patatas

Para terminar, piensa este plato como una receta abierta. El relleno puede variar con mucha facilidad e incluso complementarse con otros productos. Maíz, taquitos de jamón, alguna hoja de albahaca, diferentes tipos de quesos, carne en lugar de atún o añadir unas pocas de espinacas con bechamel pueden ser algunas de las opciones más interesantes para variar regularmente este delicioso plato. Y lo mismo puedes hacer con otras recetas con patatas.