Estamos acostumbrados a que las brochetas sean con alimentos salados, pero también es posible hacer algunas dulces para postres. Por eso, si estás buscando ideas para brochetas, te recomendamos algunas opciones para combinar frutas en este formato.

Una brocheta de frutas es una opción muy saludable para un tentempié por la mañana o como una opción de meriendas. La clave fundamental para esta brocheta llena de vitaminas es cambiar las frutas para introducir en todo momento fruta de temporada. De este modo, se consigue disminuir la huella de carbono por utilizar fruta de proximidad y, además, se consiguen disminuir los desperdicios.

Dificultad: Fácil Coste: Muy económico Comensales: 4 personas

Ideas para brochetas con fruta

A continuación, te explicamos qué necesitas y cómo puedes hacer para conseguir unas brochetas de frutas perfectas.

Ingredientes

  • Cuatro pinchos de madera para brochetas de unos 25 cm de longitud.
  • Cinco piezas de fruta variadas de temporada. Se recomienda que estén maduras, pero tersas, para que puedan colocarse fácilmente en la brocheta.

Elaboración

La elaboración de esta receta es muy sencilla. En primer momento, hay que seleccionar las piezas de fruta para que estén en su punto, pero sin que se deshagan fácilmente. Si esto sucede, no podremos colocarlas en la brocheta. Además, se recomienda escoger frutas variadas, para así obtener un espectro de vitaminas más amplio. Además, algunas frutas como la nectarina (de temporada en verano) tienen alto poder antioxidante.

De hecho, recomendamos variar frutas más ácidas con otras más dulces, con cítricas y con diferentes texturas. Una vez seleccionadas, hay que cortar las frutas. Esta parte es la clave de la receta para conseguir la mejor estética.

Con ayuda de un cuchillo, cortaremos las frutas en dados de un tamaño similar. Lo más recomendable es que las piezas sean de un tamaño similar al de una fresa. Por eso, si utilizamos fresas, frambuesas o arándanos, estos no tendrán que cortarse y se colocarán directamente sobre la brocheta.

En función del tamaño de los trozos, pincharemos cada uno de ellos en la brocheta con cuidado para que no se rompan. Lo ideal es que cada brocheta contenga unos 6 trozos.

Brocheta de frutas. (Pixabay)
Brocheta de frutas. (Pixabay)

Truco final

Para hacer esta brocheta más apetecible y original, te recomendamos que utilices un sencillo truco. Un consejo muy fácil es el de clasificar las frutas por colores y colocarlas de forma que estéticamente sean lo más bonitas posible. Así, se puede intentar hacer una brocheta siguiendo los colores del arcoíris u optar por una misma gama de colores en una misma brocheta.

Otro de los trucos para mejorar las brochetas es añadir otros ingredientes naturales por encima. Por ejemplo, puede añadirse una salsa de chocolate negro saludable, yogur o coco rallado para endulzar más algunas frutas de sabor más cítrico o amargo.

En definitiva, estas ideas para brochetas son una idea perfecta para familiarizar a los más pequeños de la casa con las frutas. Además, al usar este formato, es una idea más divertida y muy sencilla para colocar en un centro de mesa como postre original. En verano, estas brochetas son perfectas para combatir el calor e hidratarnos.