Las ensaladas originales no dejan de ser un complemento perfecto para dejar de aburrirse comiendo. Sin embargo, todo el mundo parece pensar que «ensalada» es sinónimo de «verduras» y no siempre es así. Por suerte, también es posible preparar ensaladas de verano con frutas y, lo más importante, con vinagretas diversas.

La que te proponemos podrá sorprenderte solo con leer su nombre, pero te aseguramos que el equilibrio entre los ácidos de la fresa y la frambuesa es tan perfecto como recomendable para sorprender a tu paladar. Deja de comer la fruta como siempre y apuesta por una revolucionaria manera de lograr tener una experiencia gastronómica distinta y llena de sensaciones.

Tiempo de preparación: 15 minutos Dificultad: muy fácil Coste: económico Comensales: 2

Ingredientes

  • Cuatro hojas de lechuga al gusto.
  • Ocho fresas (mejor si son de origen ecológico).
  • Cuatro tomates cherry.
  • Media cebolla tierna.
  • Un aguacate entero.
  • Tres hojas de menta.
  • Ocho frambuesas.
  • Tres cucharadas de aceite de oliva.
  • Una cucharada de vinagre de manzana.
  • Anacardos al gusto.
  • Sal.
  • Pimienta.

Elaboración

  1. Comienza lavando bien todos los ingredientes, salvo los anacardos. Córtalos con un tamaño intermedio que permita cogerlos con el tenedor.
  2. En un vaso para la batidora añade las frambuesas, el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta. Bate muy bien.
  3. Coloca los ingredientes en el recipiente donde vayas a servirlos. Aliña con la vinagreta.

Dependiendo del tipo de lechuga que escojas, así será el resultado final. Además, siempre puedes añadir otros ingredientes como la rúcula, la espinaca y similares. Hemos de aclarar que la fresa siempre tiene más intensidad que el fresón, por lo que escoger entre ambas frutas no deja de ser bastante importante para el resultado final. También puedes añadir otras como la sandía, el mango o el melón.

Foto: iStock
Foto: iStock

En lo referente a las frambuesas, es importante que, si te resulta posible, escojas las de menor tamaño, ya que concentran mejor su sabor.

Por otro lado, el vinagre de manzana que utilices debe ser de alta calidad para lograr que el maridaje entre ambos sabores sea más intenso.

Apuesta por el aceite de oliva virgen extra para aportar ese toque extra de acidez que se convertirá, sin duda, en la pincelada de elegancia que necesita este plato. Esta ensalada puede ser un perfecto entrante que bien puedes combinar con otros aperitivos como el queso fresco o los embutidos ahumados. Juega con los distintos sabores para sorprender a tus invitados o a tu familia.

El maridaje de este plato es perfecto con vino blanco, así como con otras bebidas como el té helado o incluso con algunos zumos naturales. Esta ensalada puede ser el plato favorito de ese amigo vegetariano al que nunca sabes qué ponerle en el plato. Todo sea por lograr que tus invitados disfruten al máximo de la comida que les prepares.

Truco final

Si haces la vinagreta un par de horas antes y la dejas macerar lograrás que la frambuesa impregne de sabor y de aroma al plato. Así que ya ves qué ensaladas más originales puedes preparar este verano.