La fama de la horchata a estas alturas está fuera de toda duda y razones no faltan: refrescante y con poderosos beneficios. Desde ayudar a reducir el colesterol a facilitar la digestión. La bebida valenciana es una de las perlas de nuestra gastronomía pese a ser algo que se odia o que se ama, pero... y si te decimos que esos extremos no suceden con la ¿tarta de horchata? En este caso, adorarás esta versión de la bebida de chufa.

Como lo has oído: la bebida de chufa ya no solo está exclusivamente reservada a los paladares de forma bebida y solo en verano. La horchata puede ser una de las grandes aliadas de las tartas en general y de las tartas de verano en particular. Si te gusta sorprender, toma nota de esta receta auténtica y original.

Tiempo de preparación: 15 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

Un litro de horchata.

2 sobres de cuajada.

Cuatro cucharadas soperas de azúcar blanca.

10 quesitos.

200 gramos de galletas.

125 gramos de mantequilla.

Canela en polvo y al gusto.

Elaboración

1. Lo primero que hay que hacer es engrasar el molde desmontable que vamos a usar mientras derretimos la mantequilla por un lado y trituramos las galletas hasta reducirlas prácticamente a polvo de galletas. Una vez se han triturado las galletas, se añade la mantequilla formando una pasta. Esta pasta se pondrá en el molde a modo de base. Una vez esparcida se mete el molde con la base en la nevera.

2. En un cazo se pone a hervir el litro de horchata junto con el azúcar y los quesitos. A fuego medio hay que tratar de deshacer los quesitos en la horchata hasta que estén totalmente intergrados.

3. Una vez se han diluido los quesitos, llega el momento de añadir los sobres de cuajada. De nuevo y a fuego medio, se integra este nuevo ingrediente esta vez hasta que la mezcla rompa a hervir. Una vez hierva, el cazo se retira del fuego.

4. Se saca el molde de la nevera para integrar la mezcla que acabamos de retirar del fuego. Se deja enfriar un poco a temperatura ambiente, para meter luego en la neveradonde deberá estar como mínimo un par de horas.

5. Cuando la vayamos a servir es el momento de espolvorear la superficie con la canela.

Trucos finales

La cuajada es un ingrediente imprescindible para prácticamente todas las tartas que no tienen que ser horneadas, como algunas tartas de queso, de chocolate o de otros muchos sabores. Sin embargo existen paladares a los que el gusto de la cuajada no termina de convencer. Si este es el caso, la cuajada se puede sustituir por gelatina. En este sentido y si vas a hacer esta sustitución, te recomendamos que consultes las proporciones idóneas para un litro de horchata.

Para la base de galletas existe otro truco que llevar a la práctica en esta tarta de horchata en particular y para las tartas del verano en general: se puede hornear cincominutos para conseguir que esa base quede perfecta.