La tarta de queso es un postre internacional que hasta tiene su correspondiente día de celebración en el calendario. Existen tantas variantes como comensales por lo que resulta complicado encontrar cuál es la versión perfecta de este delicioso postre. Aun así, siempre hay opciones diversas para conseguir disfrutar de nuevos sabores que sorprendan a tu paladar.

Nuestra receta apuesta por una tarta de queso diferente. La inclusión de las cerezas es de vital importancia para lograr un resultado mucho más equilibrado en el que la acidez de la fruta se combine con la dulzura del queso. Si quieres sorprender a todo el mundo, no dejes de preparar nuestra receta de tarta de queso con cerezas. El éxito está totalmente asegurado.

Tiempo de preparación: 30 minutos Dificultad: fácil Coste: económico Comensales: 4

Foto: iStock
Foto: iStock

Ingredientes

  • 100 gramos de cerezas
  • 100 gramos de azúcar
  • La cáscara de un limón
  • 250 gramos de galletas
  • 100 gramos de mantequilla sin sal
  • 350 gramos de queso crema
  • 200 gramos de azúcar glas
  • 4 huevos
  • 200 ml. de nata para montar
  • Media vaina de vainilla
  • Ralladura de limón

Preparación

1. Prepara una mermelada con las cerezas, el azúcar y la cáscara de limón. Pon los ingredientes en agua a fuego medio durante 30 minutos. Controla la textura y reserva algunas cerezas para la decoración.

2. Derrite la mantequilla. Tritura las galletas con una batidora. Cubre la base del molde con la mezcla de ambos ingredientes presionando con una cuchara. Deja enfriar en la nevera durante un cuarto de hora.

3. Saca el queso del frigorífico diez minutos antes de usarlo y mézclalo con el azúcar. Bate bien hasta lograr una crema homogénea. Añade un huevo y luego otro para conseguir la mejor textura. Añade la nata líquida, el limón y media vaina de vainilla. Recuerda mezclar y no batir. Apuesta por los movimientos envolventes.

4. Es el momento de rellenar la base con la crema anterior. Hornea, a 180º, durante una hora.

5. Cuando la tarta esté fría, cubre con la mermelada y con las cerezas cortadas para decorar.

6. Deja reposar un poco la decoración para que se solidifique ligeramente. Así mejorará la separación entre las distintas capas creando un efecto óptico mucho más agradable.

El contraste de sabores, el juego con las texturas, los matices gustativos y la conjunción de elementos convierte a esta tarta en una verdadera delicia. Aparte de sencilla, resulta muy recomendable para probar otra versión de una receta tan clásica como deliciosa.

Pruébala con vino dulce (de Jerez o de Oporto) para poner a prueba tu paladar. También puede tomarse con una infusión que acentúe su sabor. Una tarta de queso sigue siendo ese postre único que está destinado a convertirse en el protagonista de cualquier comida.

Foto: iStock
Foto: iStock

Truco final

A la hora de preparar una buena tarta de queso es este el ingrediente más importante. No apuestes por un queso crema de mala calidad, escoge la mejor versión o prepáralo tú mismo en casa.