Las recetas para barbacoa son siempre muy agradecidas. En primer lugar, porque resulta muy fácil conseguir un fantástico resultado sin demasiado esfuerzo. Y en segundo, porque una barbacoa siempre es un motivo para socializar, para pasarlo bien y para convertir esos momentos en inolvidables.

Para convertirte en un maestro de la barbacoa, deberías escoger algunas recetas de pollo. La posibilidad de asar y ahumar, al mismo tiempo, unos muslos de pollo puede ser más que recomendable. Imagina que conviertes tu barbacoa en un clásico asador del sur de Estados Unidos. La carne de pollo quedará mucho más jugosa y tendrá ese sabor a madera más que recomendable para paladear al máximo distintos matices gustativos. Descubre cómo preparar esta deliciosa receta.

Tiempo de preparación: 40 minutos. Dificultad: fácil. Coste: económico. Comensales: 4.

Ingredientes

  • 4 muslos de pollo
  • 2 puñados de astillas de madera
  • 2 cucharaditas de pimentón
  • Sal
  • Media cucharadita de sal de ajo y de pimienta

Para la salsa barbacoa:

  • 200 gramos de salsa de tomate
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon
  • 2 cucharaditas de café de chile picante.

Elaboración

  1. Mezcla las especias en un recipiente, introduce los muslos y consigue que la carne se impregne de las mismas.
  2. Ve calentando la parrilla a una temperatura entre 180 y 220º.
  3. Combina los ingredientes de la salsa barbacoa en un recipiente a fuego medio. Ve moviendo hasta conseguir la textura adecuada.
  4. Coloca la piel del pollo hacia el fuego y deja cada muslo unos seis minutos por cada lado.
  5. Añade al fuego de la barbacoa, o del ahumador, las astillas, cierra la tapa y cocina durante 35 minutos la carne. Ve humedeciendo la carne con parte de la salsa para que quede mucho más jugosa.
  6. Retira del fuego y deja reposar la carne. Sirve con el resto de la salsa.

Aparte de saludable, el sabor de la madera escogida puede ser definitivo para que la degustación de este plato se convierta en una gran experiencia. En menos de una hora, podrás disfrutar de sabores distintos, de otras latitudes, que pueden combinar a la perfección con todo tipo de guarniciones. Una ensalada, unos aperitivos o cualquier otro tipo de comida combinan perfectamente con estos muslos de pollo.

El maridaje de esta carne con el vino blanco es muy recomendable. No dudes a la hora de probar esta receta en tu próxima barbacoa. Seguro que consigues que cada invitado se vaya con una gran sonrisa. Lograr preparar pollo ahumado en tu casa con una salsa de barbacoa casera es siempre una apuesta por algo distinto. No dejes de practicar en la preparación de esta receta hasta conseguir el punto exacto para convertirla en la favorita de tus amigos y familiares.

Truco final

Poner los muslos con la piel hacia abajo ayuda a que se quede crujiente a pesar de ser mojada con la salsa. Este truco también es útil para otras recetas para barbacoa.