Cómo hacer una espuma de canela puede ser una de esas preguntas que te haces cuando quieres sorprender a alguno de tus invitados. Curiosamente, su preparación es mucho más sencilla de lo que parece, por lo que puedes convertir tu próximo café en una oportunidad única para demostrar tus dotes culinarias.

No en vano, su uso parece haberse generalizado entre las cafeterías que pretenden aportar una pincelada original a cada café que sirven. Su sabor es muy agradable y puede convertirse en el aliciente que necesita un aburrido café con leche para ser una bebida totalmente distinta. Si estás decidido a probarla, no dudes en seguir nuestra receta para que seas nombrado el barista oficial de tu grupo de amigos.

Tiempo de preparación: 60 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Foto: iStock
Foto: iStock

Ingredientes

  • 400 mililitros de leche.
  • 100 gramos de azúcar moreno.
  • 1 rama de canela.
  • Un limón.
  • Gelatina neutra (dos hojas).
  • 300 mililitros de nata.

Preparación

1. Vierte en un recipiente la leche, la canela, el azúcar y la cáscara de limón. Ponlo a fuego lento, no dejes de remover hasta que llegue a hervir.

2. Hidrata las hojas de gelatina tal y como te indiquen las instrucciones correspondientes. Escúrrelas.

3. Apaga el fuego y añade la gelatina. Remueve hasta que las hojas añadidas se disuelvan por completo.

4. Coloca la mezcla anterior en una bandeja plana y métela en el frigorífico hasta que cuaje.

5. Añade, a un recipiente con cierta profundidad, la leche gelificada, vierte la nata fría sobre la misma y bate fuerte con unas varillas hasta conseguir una crema homogénea.

6. Introduce esta crema en un sifón, agita y agrega un par de cargas antes de conservarlo en la nevera.

Solo te queda agitar de nuevo el sifón antes de servirlo sobre cada café. Recuerda que el contraste de temperaturas incide, de forma directa, en la textura de la espuma. Igualmente, esta espuma puede decorarse con un poco de canela molida para acentuar algo más el sabor de esta especia.

El resultado final es siempre agradable al paladar, suave y muy recomendable. El maridaje idóneo de un café con esta espuma son las pastas secas o aquellas que no tengan crema para evitar un conflicto de texturas.

Se aconseja tomarlo en solitario, al principio, para poder apreciar tanto el aroma como el sabor de la espuma. Huelga decir que el café ha de ser de alta calidad para que la experiencia sea mucho más recomendable. La combinación de todos estos factores redunda en una manera más que novedosa de tomarse un café con amigos.

De ti depende poner en práctica esta sencilla receta que puede también servirte para crear espumas con otros sabores, personalizando así al máximo tu forma de servir el café. Todo sea por renovar tus recetas con genialidades como esta.

Foto: iStock
Foto: iStock

Truco final

Compra la rama de canela en un establecimiento especializado. Lograrás un óptimo resultado y una mayor presencia de su inconfundible aroma. Ahora que ya sabes cómo hacer espuma de canela, ¿cuándo piensas probarla?