Hay recetas que, sin duda, nunca pasan de moda. Si no sabes cómo asar pimientos, hoy te lo vamos a contar con esta receta. Es un acompañamiento genial para cualquier tipo de carne o pescado, incluso para poner de entrante en un menú. Es un acierto seguro y tus invitados se quedarán encantados si sigues lo pasos que te vamos a contar.

Lo más importante es que escojas productos de calidad para que así la elaboración salga perfecta. Vamos a enseñarte la forma clásica de asar pimientos verdes, ya que los sabores de siempre y las recetas de antes son una herencia increíble.

Tiempo de preparación: 60 minutos. Dificultad: Fácil. Coste: Muy económico. Comensales: Depende de la cantidad de pimientos.

Ingredientes

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Elaboración

  1. Lo primero que tienes que hacer es buscar una fuente de horno en la que te quepan todos los pimientos. Así conseguirás que todos se asen por igual y también evitarás manchar la bandeja del propio horno.
  2. A continuación debes precalentar el horno durante 10 minutos a más o menos 200 grados. Tienes que poner el calor por todo el horno, esto es importante.
  3. Lo siguiente que vas a hacer es lavar bien los pimientos. Las verduras a veces pueden traer tierra, lo mejor es que los laves a conciencia para evitar malos bocados después.
  4. Ahora debes coger el aceite de oliva y echarlo por encima de las verduras. Tienen que quedar cubiertas enteras, así que si te resulta más sencillo, ayúdate de un pincel de cocina.
  5. Después tienes que echarles la sal. Pero no te excedas mucho con este ingrediente ya que no querrás que queden muy salados.
  6. Acto seguido tienes que poner los pimientos sobre la bandeja que has elegido y meterlos en el horno. Baja la temperatura a 180 grados, estarán en el horno durante 50 minutos.
  7. Cuando los pimientos ya estén dorados por fuera tienes que verter agua en la bandeja. Con esto conseguirás que su textura sea mucho mejor y que el sabor se concentre más.
  8. Cuando el agua esté totalmente evaporada debes darles la vuelta para que se sigan haciendo por el otro lado.
  9. Cuando hayan pasado los 50 minutos, tienes que sacar los pimientos del horno. Su piel tiene que estar totalmente arrugada, así sabrás que están perfectos.
  10. Para servirlos, enfríalos y cuando ya estén a una temperatura en la que los puedas manipular, tienes que quitarles la piel. Después de esto solo falta cortarlos en tiras y disfrutar de esta receta tradicional.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El truco final

Ya conoces todos los pasos de cómo asar pimientos, ahora te vamos a dar un pequeño truco que hará que tu elaboración roce la excelencia. Es importante que en el momento en el que se tiene que evaporar el agua lo haga completamente. Con este truco lo que vas a conseguir es que los pimientos no queden nada secos.