Se acerca la época de las ensaladas de verano, por lo tanto no está de más que revisemos nuestro recetario para buscar algunas fórmulas más originales y diferentes. Salirnos un poco de la tiranía de la lechuga y el tomate y experimentar con otros ingredientes. La ensalada de patatas y atún es una de las más socorridas, por su sabor, su frescor y su facilidad de preparación.

Además, se trata de un plato nutricionalmente muy recomendado, puesto que te ofrece hidratos y proteínas en buenas cantidades. Por ello, no se trata de una comida ligera que te vaya a dejar con hambre. Además, es uno de los mejores platos para un día de calor.

Tiempo de preparación: 35 minutos. Dificultad: Fácil. Coste: Económico. Comensales: 4 personas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 4 patatas pequeñas (350 g aproximadamente)
  • Media cebolla dulce.
  • 120 g de atún al natural o en aceite de oliva.
  • 60 g de pepinillos en vinagre
  • 60 g de aceitunas negras deshuesadas.
  • Tres huevos cocidos.
  • Un chorro de aceite de oliva virgen extra (al gusto)
  • Un chorro de vinagre de Jerez (al gusto)
  • Sal gruesa (al gusto)

Elaboración

  1. Cuece las patatas durante 25 minutos. Luego, sácalas, escurriendo bien el agua y espera a que se enfríen y córtalas en taquitos. No demasiado grandes, piensa en el tamaño con el que se sirven en la ensaladilla.
  2. Cuece los huevos durante once minutos, espera a que se enfríen y córtalos en taquitos.
  3. Parte en trocitos el atún, las aceitunas y los pepinillos. Procura que todos tengan, más o menos, el mismo tamaño. Mézclalos con la patata y con el huevo.
  4. Elabora una vinagreta utilizando el vinagre, la sal y el aceite. El truco estaría en batir adecuadamente los tres ingredientes durante bastante tiempo. De esta manera consigues que formen un nuevo elemento, una emulsión, en lugar de solo una mezcla. Que se disuelva la sal es especialmente importante.
  5. Mezcla el aliño con los ingredientes y dale bastantes vueltas para que absorban el sabor. Al final, comprueba el punto de sal, ya que suele ser algo que generalmente es necesario corregir.
  6. Guárdala en la nevera. Asegúrate de que ya esté todo bien frío, puesto que la nevera puede cortar algunos alimentos si están calientes. Lo mejor es que esté un par de horitas como mínimo, no solo para enfriar, sino también para que el sabor gane en fuerza y profundidad.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

La ensalada funciona bien por sí misma, pero siempre hay toques o detalles que te pueden ayudar a darle un sabor diferente. Por ejemplo, si la vinagreta la juntas con un poco de cilantro y unas gotas de limón, potenciarás mucho más su acidez, combinándolo perfectamente con el atún. Por lo tanto, es una opción que puedes probar.

Por otro lado, mucha gente aprovecha para cocer la patata con la piel y la pela luego, una vez esté fría, antes de cortarla en taquitos. Esto hace que se conserve el almidón, de forma que resulte más sabrosa y que tenga un toque mucho más concentrado.