No hay duda de que el mojito es uno de los cócteles estrella del verano. Su aroma refrescante a hierbabuena y su sabor dulce y ligero lo convierten en la opción ideal para combatir el calor. Si además de aprovecharnos de su sabor fresco, lo servimos en forma de helados caseros, tendremos el capricho veraniego perfecto.

Hacer polos de hielo en casa con sabor a mojito es muy sencillo y si tienes una fiesta, transportarás a tus invitados a La Habana. Marcarás la diferencia ofreciendo una bebida que le gusta a todo el mundo en un formato innovador. No obstante, no tienes que esperar a tener invitados para tomarlos, ya que están deliciosos y te transportarán al verano con solo probarlos. Es importante que tengas en cuenta que esta receta no es apta para niños, ya que, aunque en pequeñas cantidades, lleva alcohol.

Tiempo de preparación: 5 minutos Dificultad: Muy fácil Coste: Medio Número de comensales: 6-8 personas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de ron blanco.
  • 4 limas.
  • 200 ml de agua.
  • 450 ml de gaseosa o sifón.
  • Un manojo de hierbabuena fresca.
  • 340 g de azúcar.

Elaboración

Exprimimos tres de las limas y las dejamos apartadas.

En un cazo mezclamos el agua con el azúcar y la llevamos a ebullición hasta tener un almíbar; seguidamente, la retiramos del fuego.

Lavamos bien la hierbabuena con agua fría y separamos las hojas de los tallos. Cuando estén listas, las ponemos en el almíbar y dejamos enfriar la mezcla. Es importante no introducirlas cuando el líquido esté aún muy caliente porque queremos aromatizarlo, no cocinar las hojas. Es mejor esperar a que esté templado y dejarlas macerando durante toda la noche.

Una vez que se haya enfriado del todo, quitamos las hojas y añadimos el zumo de lima. Si no quieres que queden posos, te recomendamos que lo cueles.

Agrega a la mezcla el ron y la gaseosa y remuévelo hasta que esté uniforme.

Vierte el contenido en los moldes y utiliza hojas de hierbabuena y las rodajas de lima para decorar los polos. Si quieres que se vean una vez congelados, ayúdate de la punta de un cuchillo para empujarlas hacia los laterales. También puedes poner las hojas y las rodajas en el extremo superior para que la apariencia sea aún más similar a la de un vaso de mojito, con la hierbabuena y la lima en el fondo.

Deja que la mezcla repose en el congelador durante al menos 6 horas.

A la hora de desmoldarlos, sácalos del congelador unos minutos antes o vierte un poco de agua templada sobre el molde.

Truco final

Al tratarse de un cóctel congelado, puedes cambiar las proporciones a tu gusto añadiendo más lima, hierbabuena o ron a la mezcla. Solo debes tener en cuenta no echar demasiado alcohol, ya que si te pasas, el polo no llegará a congelarse. Si quieres una alternativa para niños, solo tendrás que eliminar el ron de la receta.

Y si quieres cambiar la textura, prueba sustituyendo la soda por leche condensada. Conseguirás una textura a medio camino entre los polos y los helados caseros con un sabor con notas lácteas y cítricas.