Cada vez se están imponiendo más las recetas para llevar a la oficina nutritivas y saludables. Y es que comer en un restaurante a diario, además de llevarse un buen pico de nuestro sueldo, no es demasiado saludable. Eso sí, lo ideal es buscar recetas que no nos añadan demasiadas calorías.

Te presentamos una de esas recetas de verdura que van a provocar la envidia de tus compañeros de trabajo. Unos puerros gratinados con bechamel y queso. Si quieres un plato parecido a la lasaña pero con muchas menos calorías, esta es tu receta.

Tiempo de preparación: 35 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 8 puerros
  • 1 cucharada de harina
  • 3 vasos de leche entera (aproximadamente)
  • Mantequilla o aceite de oliva
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Queso para fundir (opcional)
  • Pimienta negra recién molida (opcional)

Recetas de verdura: elaboración

Versión tradicional

  1. Quita la parte verde de los puerros y los pelitos y déjalos sin cortar. Cuece los puerros con un poquito de sal. Recuerda que no deben quedar muy tiernos ya que luego van al horno. Si quieres, para conservar mejor todos sus nutrientes, puedes cocerlos al vapor.
  2. Mientras tanto, prepara la bechamel. Pon en un cazo una cucharada de mantequilla. Cuando la mantequilla esté caliente, añade la harina, baja un poco el fuego para que no se queme, y dale un par de vueltas para que se tueste. Ahora baja el fuego al mínimo e incorpora un poco de leche, la sal, la nuez moscada y la pimienta. Empieza a remover con unas varillas hasta que poco a poco se forme una bechamel. En cuanto a la leche, verás que la receta te va admitiendo más. Es muy importante que no dejes de removerla para que te quede perfecta y sin grumos. No obstante, si no lo has conseguido, puedes pasarla por un colador o batirla con el brazo de la batidora.
  3. Cuando esté lista, apaga. No dejes reposar para que no se espese demasiado.
  4. Pon el horno a precalentar a 180ºC con la zona de gratinado puesta.
  5. Dispón los puerros en una bandeja de horno y cúbrelos con la bechamel y queso rallado para fundir.
  6. Gratina en el horno durante unos 10 minutos o, en cualquier caso, hasta que veas que la bechamel y el queso están ligeramente tostados.
  7. Si quieres una receta más completa, puedes añadirle unos taquitos de jamón serrano o jamón cocido en lonchas sobre los puerros antes de ponerle la bechamel. Gratina.

Versión baja en grasas

Para la versión baja en grasas, sustituye la leche entera por desnatada, la mantequilla por aceite de oliva y no le añadas queso para fundir.

Foto: iStock
Foto: iStock

Truco final

¿A quién no le gusta abrir un táper y encontrarse con una deliciosa comida en la oficina? Y si quieres darle un toque de sabor a lasaña, espolvorea con un poco de orégano seco. ¡Una de las mejores recetas para llevar a la oficina!