Cómo hacer arroz thai es una pregunta que seguro que te has hecho en más de una ocasión. Los secretos para conseguir ese punto distinto, ese sabor que tanto te gusta y esa textura son más sencillos de lo que piensas. No en vano, este tipo de arroz está en el top 10 de las recetas para táper gracias a su versatilidad.

Recuerda que puedes preparar este arroz con pollo, verduras y pescado. Además, soporta muy bien de un día para otro, por lo que te permite cocinarlo el día antes, llevártelo al trabajo y calentarlo sin perder ni aroma, ni propiedades. No dejes de probarlo y tampoco de sacarle partido a una receta que admite todo tipo de variantes.

Tiempo de preparación: 25 minutos Dificultad: Muy fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 250 gramos de arroz jazmín
  • 200 gramos de carne magra de pollo
  • Verduras: un pimiento verde, una zanahoria, una rama de apio y 250 gramos de guisantes
  • Una cucharada de jengibre previamente rallado
  • 100 ml de aceite de girasol
  • Salsa de soja (dos cucharadas)
  • Azúcar moreno (una cucharada pequeña)
  • Cilantro picado (una cucharadita)
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

1. Lava bien el arroz bajo el agua del grifo. Ponlo a cocer durante 15 minutos en agua hirviendo con un poco de sal. No olvides cortar la cocción colocándolo en un escurridor y usando agua fría. Así evitarás que se pase, ofreciendo siempre una textura idónea.

2. Corta el pollo en tiras finas y la verdura en dados de pequeño tamaño.

3. Calienta aceite en un wok y añade el ajo, el jengibre y el pollo. Dora durante unos minutos. Incorpora el resto de la verdura. Remueve continuamente durante diez minutos; este movimiento es fundamental para que se vayan mezclando los jugos de cada ingrediente y para lograr un sabor más intenso.

4. Remata añadiendo el arroz bien escurrido, el zumo de lima y la salsa de soja. En tres minutos ha de estar listo. Un poco de cilantro fresco picado y unos anacardos rallados completarán el plato. Si te gusta el picante, añade chile cortado muy fino.

5. Cambiando el pollo por otro tipo de ingrediente siempre es más sencillo conseguir un gran éxito. Recuerda que esta receta es la base de buena parte de la gastronomía tailandesa. De ti depende sacarle el máximo partido posible incorporando otras opciones que te agraden más.

Como plato saludable resulta imbatible al aportarte fibra, proteínas y vitaminas más que suficientes para afrontar tu rutina diaria. Además, al día siguiente gana en intensidad y en textura, por lo que siempre te será más fácil conseguir tu objetivo de comer en la oficina o, cuando salgas al campo, un plato más sabroso huyendo de preparaciones típicas o de la comida rápida. Pruébalo y seguro que te animas a convertirlo en una de tus opciones predilectas.

Truco final

Para que el arroz quede suelto, puedes añadir al agua de su cocción el zumo de medio limón. Ya ves que la pregunta de cómo hacer arroz thai tiene fácil respuesta.