¿Estás cansado de las recetas con verduras de siempre? ¿Quieres una receta sencilla y con un toque gourmet? Te enseñamos a elaborar una sencilla crema de calabaza al curry 100% sana y sin grasas. Una receta tan sencilla como versátil. Y es que a partir de la receta que te proponemos puedes introducir los cambios que desees con otras verduras, como la zanahoria o el boniato, y obtener una versión diferente.

La calabaza atesora múltiples propiedades para la salud. Es buena para fortalecer las defensas, para mantener el colesterol a raya y, por tanto, para mantener el corazón fuerte. Es una buena aliada para la vista y para el aparato digestivo, entre otros. Si quieres recetas de otoño para entrar en calor, prevenir resfriados y no sumar calorías, apuesta por la crema de calabaza al curry.

Tiempo de preparación: 30 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 1 kilo de calabaza
  • 1 patata pequeña
  • 1 cebolla y/o un puerro pequeños
  • Un puñado de semillas de amapola, sésamo, chía o calabaza
  • Una cucharadita de curry
  • Aceite de oliva virgen extra o mantequilla
  • Sal
  • Agua
  • 1 pastilla de caldo de verduras
  • 1 chorrito de leche semidesnatada o 4 quesitos desnatados
  • Unas rebanadas de pan (opcional)

Elaboración

1. Pela y corta las verduras en trocitos.
2. Pon en una cazuela una cucharada de mantequilla baja en calorías o un chorrito de aceite de oliva.
3. Añade las hortalizas, la sal, la pimienta, el curry y dale unas cuantas vueltas para que tome el sabor de las especias y del aceite o de la mantequilla.
4. Añade agua hasta cubrir las verduras y la pastilla de caldo de verduras.
5. Deja cocer a fuego medio hasta que el agua se haya consumido y las verduras estén tiernas. No lo dejes cocer demasiado tiempo para que conserve sus propiedades. Si quieres, puedes cocer primero la calabaza al vapor para que preserve sus nutrientes. Después, añádela al resto de verduras y elabora la receta tal y como te hemos comentado.
6. Apaga el fuego. Cuando esté tibio pásalo por el brazo de la batidora.
7. Aunque, por lo general, las cremas de verduras llevan un chorrito de nata, puedes sustituirla por leche semidesnatada o por quesitos desnatados. Después bate. Te quedará igual de rica y sin grasa.

8. Pon la crema en cuencos individuales y adorna con unas semillas de calabaza y/o de amapola, chía o sésamo.

9. Corta las rebanadas de pan en cuadritos y fríelas en una sartén con abundante aceite de oliva. Para aminorar las calorías, en lugar de freírlas tuesta las rebanadas enteras y a continuación córtalas en cuadritos.

Truco final

Si quieres que tu crema de calabaza quede de 10, antes de servirla añádele un chorrito de nata y un par de hojas de menta. El contraste de color es espectacular.

Si te apetecen las recetas con verduras para este otoño, no te olvides de la crema de calabaza al curry. ¡Fácil, rica y nutritiva!