La quiche de calabaza es una de las magníficas recetas de otoño que podemos hacer fácilmente, y destaca por ser saludable y estar riquísima. Una deliciosa tarta salada proveniente de la tradición gastronómica francesa, concretamente de Lorena. Aunque la receta original solo tenía la base rellena con una mezcla de huevos y nata, la verdad es que existen muchísimos más ingredientes que puedes utilizar con magníficos resultados. En esta ocasión aprovechamos algunos ingredientes típicos del otoño.

La calidad y abundancia de los alimentos necesarios, especialmente en esta época del año, hacen que te sea muy rentable atreverte con esta receta. Una opción muy atractiva para degustar los alimentos de siempre, preparados de una forma nueva. La combinación de los sabores de la calabaza, la manzana y el queso azul destaca por su originalidad. Sin demasiado esfuerzo puedes ofrecer un plato adecuado para todo tipo de eventos, que te hará parecer un verdadero cocinero profesional.

Tiempo de preparación: 75 minutos. Dificultad: fácil. Coste: económico. Comensales: 6.

Ingredientes

  • Aproximadamente 280 g de masa de empanada o masa quebrada (puedes hacerla en casa, usa agua tibia para que quede perfecta)
  • La suficiente mantequilla para engrasar todo el recipiente
  • 250 ml de nata líquida espesa
  • 100 g de queso azul
  • 350 g de calabaza
  • Una manzana grande
  • 2 huevos enteros y 1 yema
  • Tomillo, romero, sal y pimienta.
  • Un par de cucharadas de aceite de oliva.

Elaboración

1. Partimos la calabaza en trozos y la metemos, con un poco de aceite, en el horno a 190 grados durante unos 35 minutos hasta que esté tierna y dorada. Luego, sacar, dejar enfriar y quitar las mondas para hacer puré con ellas.

Calabaza.
Calabaza.

2. Untamos la mantequilla en un recipiente para tartas, extendemos la masa sobre él y la pinchamos con un tenedor para evitar que se infle. Metemos al horno entre 10 y 15 minutos a 190 grados.

3. Hacemos un puré con la calabaza y la mitad de la nata líquida, le echamos sal y pimienta y lo colocamos encima de la masa.

4. Cortamos el queso y la manzana en rodajas. Los ponemos en la parte de arriba.

5. Mezclamos la nata que nos había quedado sin utilizar con los huevos, sal, pimienta, tomillo y romero. Repartimos la mezcla sobre la tarta.

6. Horneamos durante aproximadamente media hora, hasta que cuaje.

Truco final

Una de las grandes ventajas de la quiche es que permite utilizar muchos ingredientes según gustos y recursos disponibles. Un truco para adaptarte es cambiar algún ingrediente. Por ejemplo, el tipo de queso. El queso azul es famoso por su sabor fuerte, que logra hacerse notar incluso entre otros sabores. Sin embargo, no a todas las personas les gusta. En ese caso es recomendable utilizar cualquier otro tipo de queso, el sabor no será tan fuerte e igualmente estará deliciosa. Otra forma sencilla para variar el sabor es utilizar pera en lugar de manzana, un pequeño cambio que también permite disfrutar un plato riquísimo.

Estas recetas de otoño encajan a la perfección con otro aperitivo mediterráneo y con otro postre francés.