Este tipo de costillas pueden prepararse de mil maneras distintas: marinadas, cocidas en un caldo, asadas, al grill, fritas, braseadas o ahumadas y luego cocinadas en la barbacoa o en el horno. Pero, como bien decía la película, “el secreto está en la salsa”. Existen muchos tipos de condimentos listos para usar en el mercado, pero preparar tu propia salsa barbacoa marcará toda la diferencia. En la receta de hoy, te traemos una elaboración muy sencilla. Mezclamos todos los ingredientes en crudo, añadiendo bourbon para realzar y personalizar la preparación. Untamos esta salsa abundantemente sobre las costillas y asamos durante 2 horas o hasta que la carne se desprenda con facilidad del hueso. No dudes en comerlas con los dedos, acompañadas de patatas o ensalada de col y disfrutar aún más de este delicioso manjar.

Ingredientes

  • 800 g de costillar de cerdo desgrasado y cortado
  • Salsa barbacoa al bourbon
  • 1/2 cebolla rallada
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de chile o guindilla
  • ½ cucharadita de cilantro seco
  • 1 pizca de comino
  • 50 g de melaza
  • 50 g de azúcar moreno
  • 325 ml de salsa de tomate
  • 100 ml de vinagre de manzana
  • 50 ml de bourbon

Costillar de cerdo

​​

Preparación: 2:30 horas. Dificultad: Fácil. Coste: Económico. Comensales: 2

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180ºC.
  2. Para la preparación de la salsa, vierte en un mortero el cilantro seco y la sal. Trabaja con el mazo hasta reducirlo a polvo fino. Añade los ajos y májalos para que quede una crema. Incorpora la cebolla y repite la operación.
  3. Vierte el comino, el chile o guindilla, azúcar moreno y mézclalo todo.
  4. Añade el vinagre de manzana a un bol con tomate triturado, incorpora el bourbon, la melaza y los ingredientes del mortero. Mezcla bien para integrarlo todo.
  5. Dispón el costillar cortado en cuatro sobre una rejilla en un recipiente de horno.
  6. Pinta toda la superficie de la carne con la salsa con la ayuda de un pincel de cocina.
  7. Tapa el recipiente y hornea durante 2 horas o hasta que la carne esté tierna y se separe del hueso.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

El truco final

Si te sobra salsa, cuécela durante 30 minutos a fuego suave hasta que quede una consistencia parecida al kétchup. Envásala en un tarro hermético para una conservación más larga.