La pechuga de pollo es una carne bastante agradecida de preparar al horno si se sabe cómo porque podemos conseguir una pieza muy jugosa. Es verdad que puede resultar un poco aburrida, por eso el pico de gallo (una mezcla mexicana que tiene pimiento, tomate y cebolla como principales ingredientes) le dará ese toque de sabor que hará este plato diferente.

Además, podéis aprovechar el calor del horno para poner algunas verduras u hortalizas cortadas dentro y tendréis una guarnición estupenda para acompañar a las pechugas.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Tiempo de preparación: 45 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 3

Ingredientes

  • 3 pechugas de pollo enteras
  • ½ pimiento rojo
  • 1 tomate en rama
  • 1/3 cebolla roja
  • Cilantro fresco
  • Zumo de ½ lima
  • Queso rallado para gratinar
  • Sal
  • Pimienta

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​Elaboración

  1. Comienza preparando el pico de gallo. Para ello, lava bien el tomate y el pimiento, y córtalos en trocitos pequeños. Ponlo en un bol, corta la cebolla y añádela a la mezcla. Añade también un poco de cilantro fresco picado y el jugo de media lima, así como sal al gusto; remueve muy bien y reserva.
  2. Coloca las pechugas de pollo en una bandeja para el horno y salpimiéntalas por fuera. Después, dales un corte longitudinal lo suficientemente profundo como para que te deje abrirlas y salpimiéntalas por dentro. Echa también queso rallado y ciérralas.
  3. Ponles el pico de gallo bien extendido por encima y acaba añadiendo queso rallado sobre este.
  4. Hornea durante 30 minutos a 190º, con calor arriba y abajo.

El truco final

Si quieres unas pechugas aún más sabrosas, rellénalas con el pico de gallo en vez de ponerlo por encima.