Te traemos un dulce de sabores delicados, afrutados y cremosos. Pero lo más importante, que se puede hacer con ingredientes que tenemos habitualmente en la despensa o en el frigorífico de casa. Prepara un postre de manera improvisada sin perder la cabeza y con resultados de postín. Dale tu toque personal con unos pistachos troceados que le aporten una crocante nota exótica y contraste de color. Puedes incluso utilizar esta preparación para rellenar un bizcocho o simplemente servirlo con fruta fresca.

¡A veces hace falta bien poco para hacer felices a los que más quieres!

Mousse de melocotón y pistacho

Tiempo de preparación: 20 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 300 g de melocotón pesado sin piel ni hueso
  • 3 hojas de gelatina
  • 150 ml de nata montada
  • 50 g de pistachos sin cáscara
  • 1 cucharada de peladillas de piñón

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Rehidrata las hojas de gelatina en agua fría durante 15 minutos.
  2. Triturar 150 g de melocotón en la batidora hasta que quede una crema fina.
  3. Escurre las hojas de gelatina del agua de remojo y fúndelas en el microondas durante 15 segundos.
  4. Añade al puré de melocotón a la gelatina fundida sin dejar de remover.
  5. Incorporar esta preparación de melocotón a la nata montada y mezcla con movimientos envolventes para que quede bien aérea y esponjosa.
  6. Vierte la mousse en recipientes individuales y refrigera durante 2 horas como mínimo.
  7. Decora con dados de melocotón, pistachos troceados y peladillas de piñón.

El truco final

Aprovecha la gran variedad de frutas de temporada del momento y usa otros frutos secos para obtener combinaciones coloridas y diferentes.