Cada país tiene sus propias tradiciones arraigadas. La influencia de las culturas árabe y judía durante siglos en nuestro país hace que el cordero, que se sacrificaba como ofrenda religiosa, se siga asociando a celebraciones y que dicha tradición perdure hasta nuestros días. El delicado sabor a pasto y leche de su carne magra hace del cordero lechal un manjar. A falta de horno de leña, podemos prepararlo deshuesado y asarlo en una ligera y crujiente envoltura de hojaldre aromatizado con sabores campestres de olivas, tomillo, romero y ajo. La cobertura hojaldrada mantiene la jugosidad de la pieza y al carecer de hueso, es más sencillo de trinchar. Un plato de lujo con una materia prima excepcional que será el protagonista indiscutible de la mesa española.

Ingredientes

  • 1 pierna de cordero lechal deshuesada (pedir el hueso para la decoración)
  • 4 dientes de ajo picados
  • 1 rollo de hojaldre
  • 3 cucharadas de tomillo y romero secos
  • 50 g de olivada
  • 1 huevo

Guarnición:

  • 200 de guisantes
  • 100 g de zanahorias baby

Pierna de cordero en hojaldre

​​

Preparación: 1 hora. Dificultad: Media. Coste: Elevado. Comensales: 4.

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 190ºC.
  2. Extiende la pieza de cordero deshuesada en una fuente, añade la olivada a cucharadas y úntala por toda la superficie.
  3. Espolvorea con tomillo y romero. Añade los dientes de ajo muy picados. Cierra la pieza sobre sí misma y salpimenta generosamente.
  4. Extiende la plancha de hojaldre y dispón la carne sobre ella. Repliega la masa, pinta el borde con huevo batido y tapa con la otra parte de la masa. Corta el sobrante con tijeras e inserta el hueso para darle forma de pierna de nuevo.
  5. Pinta toda la superficie con huevo batido.
  6. Por último, decora con trozos de hojaldre cortado con cortapastas.
  7. Hornea el cordero a 190º durante 40 minutos.
  8. Sirve con una guarnición de guisantes y zanahorias.

Truco

Si prefieres utilizar una pieza de cordero más grande, hornéala primero y déjala enfriar. Envuélvela luego en hojaldre y vuelve a introducirla en el horno durante 25 minutos adicionales o hasta que el hojaldre quede crujiente y dorado.