La receta de los calamares en su tinta es muy típica en la zona norte de nuestro país, especialmente en las provincias vascongadas. No obstante, hoy en día se trata de una receta muy extendida en nuestra gastronomía, pero cuyo origen no se conoce a ciencia cierta. Deliciosa y nada complicada de hacer, es hora de ponerse el delantal; vamos a contarte cómo se preparan los calamares en su tinta paso a paso para que no haya pérdida.

Uno de los aspectos que más tienen que ver con el resultado es la calidad del calamar. Cuanta mayor sea su calidad, mejor textura tendrá su carne. Así las cosas, si no se tiene un calamar fresco de calidad y se emplean anillas, pese a todo tendrás un plato que hará las delicias de tus comensales.

Tiempo de preparación: 30 min Dificultad: Media Coste: Moderado Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • Un kilo de calamares, frescos y de buena calidad
  • Un par de cebollas grandes
  • 2 dientes de ajo
  • Un vaso de vino blanco
  • Un vaso de agua
  • 175 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Un sobre de tinta de calamar
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración

  1. Limpiamos los calamares, lavamos las piezas y las ponemos a escurrir. Una vez escurrido el calamar, lo cortamos en anillas de más o menos un centímetro o centímetro y medio. Reservamos.
  2. En una olla ponemos la cebolla, que habremos previamente cortado, a freír hasta que esté dorada. Será en ese momento cuando añadamos los dientes de ajo muy picaditos.
  3. Cuando ambos ingredientes estén dorados, añadimos los calamares y rehogamos. Mientras, en el vaso de agua diluimos la tinta del calamar y reservamos.
  4. Salpimentamos el calamar, la cebolla y el ajo y añadimos los granos de pimienta. Vertemos el vino blanco y a fuego medio comenzamos a hacer la reducción del guiso. Añadimos el agua con la tinta. Dejaremos que el guiso se cocine a fuego lento entre 30 y 40 minutos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Uno de los trucos que debes tener en cuenta a la hora de hacer este plato tiene que ver con el espesor del guiso. Así, si durante la elaboración del plato notas que te está quedando muy líquido, apartas del guiso un poco de ese líquido con ayuda de un cazo. Diluyes una cucharadita de harina y lo añades: notarás que se espesa de inmediato. Pero ojo con que se pegue el guiso; cuando añadas la harina, deberás estar pendiente de que eso no suceda.

Otro de los trucos, el que tiene que ver con el tiempo, consiste en usar la olla exprés. Si no tienes demasiado tiempo para hacer el plato de manera tradicional, que entre unas cosas y otras suma una hora, atrévete con la olla rápida. Completados ya todos los pasos, solo quede cocinar el guiso: tapa la olla y déjala 15 minutos. Te quedará perfecto.

Una vez explicado cómo se hacen los calamares en su tinta, no nos queda más que desearte buen apetito y que disfrutes de una de las reinas de las recetas clásicas.