Cada cual tiene su receta preferida de este plato común a tantas culturas, pero si quieres ser el rey del pollo frito, como Ramoncín, te enseñamos unos pequeños trucos para que cada bocado sea más irresistible que el anterior.

El primero de ellos consiste en marinar previamente el pollo en leche, lo que le confiere un sabor muy suave. Pero si te atreves a ir un paso más allá, añádele un poco de zumo de limón, sal y especias para conseguir un aderezo equilibrado y distintivo que lo hará único. Las piezas del ave adquirirán el punto adecuado de aromas que penetrarán de manera homogénea, no solo en la superficie. En cuanto al rebozado posterior, añade unas cuantas especias más y fríe para sellar cada pedazo quedando jugoso por dentro, crujiente y especiado por fuera.

Sírvelo con una buena ensalada de lechuga o con unas mazorcas de maíz tostadas al estilo sureño. ¡Para comer con los dedos y no dejar ni las migas!

Pollo frito


Tiempo de preparación: 30 minutos + 12 horas de marinada Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 500 ml de leche
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada sopera de sal
  • 1 pollo troceado
  • 1½ cucharadita de cayena
  • 1½ cucharadita de ajo picado

Para rebozar:

  • 300 g de harina
  • 1½ cucharadita de cayena
  • 1½ cucharadita de ajo en polvo
  • 1½ cucharadita de cebolla frita
  • 1½ cucharadita de pimentón dulce
  • 1½ cucharadita de sal
  • 2 mazorcas de maíz

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. En un recipiente amplio, vierte ajo en polvo, cayena, zumo de limón y medio litro de leche.
  2. Sumerge el pollo en esta marinada y refrigera durante 12 horas.
  3. Prepara una bolsa hermética con 300 g de harina. Añade cayena, ajo en polvo, pimentón dulce, cebolla frita y sal. Mezcla los ingredientes con una cuchara.
  4. Saca el pollo de la marinada, vierte los trozos por tandas en la bolsa y sacude para que se impregnen bien de rebozado. Si lo quieres bien crujiente, repite la operación.
  5. Precalienta el aceite a 160º en la freidora o en una sartén profunda.
  6. Fríe cuatro trozos a la vez durante 15 minutos hasta que queden dorados y crujientes. Repite con todo el pollo.
  7. Escurre sobre papel absorbente para retirar el máximo de aceite y sirve acompañado de mazorcas de maíz tostadas.

El truco final

Las pechugas tardan menos tiempo en freírse, prepáralas en último lugar y acorta el tiempo de cocción para que no queden secas. Para que no se enfríen las primeras piezas de pollo frito, mantenlas en el horno calentado a 100 grados mientras terminas de freír el resto.