Cómo hacer un buen cocido gallego, lo mejorcito para el frío
  1. Recetas
Desde 'el fin de la tierra' según los romanos

Cómo hacer un buen cocido gallego, lo mejorcito para el frío

Es uno de los platos norteños más conocidos de nuestro país. Es lógico que en un lugar tan frío triunfe, dado que es capaz de calentar al más friolero del mundo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Un buen cocido gallego es siempre una opción incontestable para que comas a lo grande en tu casa. Sin embargo, en no pocas ocasiones se puede convertir en un plato demasiado pesado. Hacer el cocido gallego más ligero es posible siempre que tengas la mente abierta y que apuestes por usar ingredientes algo distintos para completar los sabores de tan imponente plato.

La receta tradicional no tiene por qué estar cerrada a la innovación. Así te lo demostramos con nuestra receta de cocido gallego pensada para que en cada cucharada pruebes todos los sabores del otoño-invierno. Te invitamos a que pongas a prueba a tu paladar con nuestra propuesta gastronómica. Sorprenderás a tus amigos y familiares con una adecuada dosis de sabor.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Preparación: 140 minutos. Dificultad: Fácil Coste: Económico. Comensales: 4

Ingredientes

  • 300 gramos de garbanzos
  • 1 chorizo (gallego o asturiano).
  • 1 zanahoria
  • 1 patata
  • 300 gramos de lacón
  • Una cucharada de unto gallego
  • Un manojo de kale
  • 1 hueso de espinazo
  • 150 gramos de punta de jamón
  • 18 castañas

Elaboración

  1. Debes poner en remojo durante doce horas las legumbres, la carne y las hortalizas.
  2. En una olla de gran tamaño se añaden todos los ingredientes salvo la verdura y las castañas. Tras disponer una cucharada de unto en el fondo, solo has de incorporar tres litros de agua. Dejar cocer durante dos horas retirando siempre la espuma generada con una espumadera.
  3. Mientras se cuece todo, ve pelando las castañas. Retira la cáscara y mételas en agua con sal, en recipiente aparte, hasta que queden perfectas sin la piel blanda que las recubre.
  4. Saca la carne de la olla y reserva. Añade las hortalizas y las castañas y cuece durante 20 minutos. No tapes el recipiente.
  5. Mientras se cuecen las verduras, ve cortando el embutido y la carne en trozos pequeños que deberás introducir en la olla y dejar reposar durante 5 minutos para que se mezclen los sabores.

Tan monumental obra maestra se sirve intentando que en cada plato siempre haya un poco de todo. Combinado con un buen pan gallego y con los vinos de la tierra, la experiencia permite la levitación y la entrada en el paraíso de forma directa. El kale sustituye a los grelos aportando tanto sabor como textura y suavidad.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

No olvides que este plato es casi exclusivo del otoño y del invierno, por lo que debes aprovecharte de esta circunstancia para sacarle el máximo partido a una receta de siempre con un ingrediente algo distinto. Todo sea por innovar un poco dentro de lo que marcan los cánones. La legendaria frase de tu abuela que decía que 'de un día para otro está mucho mejor' se cumple a rajatabla en este cocido. Marca en rojo en tu calendario los días que lo prepararás y compártelo con tus amigos.

Truco final

Añade carne de morcillo o un trozo generoso de tocino de papada si quieres aportarle más sabor de siempre al plato. Así, puedes servir la pringada por un lado y las legumbres con las verduras por otro. Si deseas menos calorías, apuesta por el lacón para guardar la línea.

Jamón Carne Verduras Legumbres
El redactor recomienda