Dale una vuelta a las berenjenas rellenas, ahora con pollo
  1. Recetas
Receta

Dale una vuelta a las berenjenas rellenas, ahora con pollo

Son un plato fundamental para aquellos que no disfrutan con las verduras. Estas son sencillas, pero a la vez resultan muy sabrosas y agradecidas. ¡Que aproveche!

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las berenjenas rellenas son un plato muy sabroso, atractivo y nutritivo. Ideal para todos aquellos a los que no les gustan las verduras. ¿Te gustan las recetas de verduras pero estás cansado de las recetas de siempre? Pues elige unas berenjenas rellenas de pollo. ¡No te arrepentirás!

Normalmente estamos acostumbrados a comer las berenjenas rellenas de carne de cerdo. Pero, aunque no lo creas, están igual de deliciosas con pollo y además resultan menos calóricas. Un plato ideal para una dieta equilibrada.

Tiempo de preparación: 30 minutos Dificultad: Media Coste: Moderado Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 4 berenjenas
  • 3-4 filetes de pollo o muslos de pollo
  • 1 cebolla
  • Un par de dientes de ajo
  • 2 cucharadas de tomate natural o un tomate pequeño rallado (opcional)
  • Pimienta negra recién molida
  • Queso para fundir
  • Perejil fresco o seco para decorar
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 vasos de leche
  • 1 trozo de mantequilla o un chorrito de aceite de oliva
  • Nuez moscada
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración

  1. Corta las berenjenas por la mitad, hazles unos cuantos cortes y escáldalas en agua caliente.
  2. Vacía las berenjenas y reserva la pulpa.
  3. Corta el pollo en tiras y la cebolla y los ajos en trocitos. Si quieres unas berenjenas muy sabrosas, utiliza muslos de pollo en lugar de pechugas.
  4. Pon en una sartén un chorrito de aceite de oliva y sofríe el ajo y la cebolla. Cuando estén pochados, añade el pollo y sazona con sal y pimienta. Deja que se fría. Añade la pulpa de la berenjena y las dos cucharadas de tomate natural o el tomate rallado.
  5. Rellena las berenjenas, ponles la bechamel, el queso para gratinar y mete en el horno. Gratina unos 3-4 minutos.
  6. Pon el aceite de oliva o la mantequilla en un cazo.
  7. Cuando esté caliente, añade la harina y dale unas cuantas vueltas para que se tueste un poco.
  8. A continuación, ve añadiendo la leche poco a poco sin dejar de remover con unas varillas. No las sustituyas por una cuchara si no quieres que tu bechamel te salga con grumos. Recuerda que puedes sazonar la bechamel una vez que le hayas añadido la leche.
Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Si quieres que tu bechamel te quede perfecta, sin nada de grumos, recuerda que tienes que ponerle bastante mantequilla o aceite para que empape bien la harina. Si aun así te ha quedado con grumos, puedes pasarla por un colador o batirla con una batidora eléctrica.

Si quieres darle un punto de vistosidad a tus recetas de verduras y en concreto a tus berenjenas, ponles un buen puñado de perejil picado fresco o seco encima de estas y adorna el plato con unas gotas de aceite de oliva y pimentón molido. Y si quieres darle un punto de alta cocina, puedes ponerle unas patatas paja en forma de nido. Un auténtico plato gourmet.

Sal Carne Verduras Leche Dieta Aceites
El redactor recomienda