Leche merengada: no es difícil, pero tampoco para amateurs
  1. Recetas
RECETA

Leche merengada: no es difícil, pero tampoco para amateurs

Tienen su protagonismo en cada hogar y todo el mundo conserva recetas caseras. Pero este clásico irresistible no puede faltar. Te enseñamos trucos para que vuelva a tu mesa

Foto: Este postre es muy típico en meses de calor. (iStock)
Este postre es muy típico en meses de calor. (iStock)

Los postres caseros no han dejado nunca de tener su protagonismo. Si no sabes cómo hacer leche merengada, te damos la receta de este postre y también cómo puedes convertirlo en un granizado más que recomendable para personas de todas las edades.

Además, te sorprenderás cuando te des cuenta de que lo que encuentras en el supermercado no tiene absolutamente nada que ver con la receta original. Esta receta es mucho más que mezclar leche con canela y limón. Es una apuesta por volver a la infancia a través de tu paladar y por defender la cocina de siempre. ¿Te animas a preparar leche merengada o un granizado exquisito?

Tiempo de preparación: 30 minutos. Dificultad: Muy fácil. Coste: Económico. Comensales: 4.

La canela es un ingrediente fundamental. (iStock)
La canela es un ingrediente fundamental. (iStock)

Ingredientes

  • 400 ml de leche
  • Una rama de canela
  • La piel de un limón (limpia bien la parte blanca porque amarga)
  • 30 gramos de azúcar
  • Canela molida
  • Para el merengue: 2 claras, 20 gramos de azúcar glas y un poco de sal

Elaboración

  1. Pon en un recipiente la leche, la cáscara de limón y el azúcar. Recuerda mantener el fuego a nivel medio.
  2. Cuando rompa a hervir, apaga el fuego y deja reposar durante media hora.
  3. Si quieres hacer un granizado, viértela en un recipiente hermético y métela en el congelador. Cada dos horas, saca el recipiente y remueve con una cuchara o usa una batidora para evitar que se congele totalmente. Has de ir repitiendo este proceso hasta la hora de servirlo.
  4. Si quieres tomarla como siempre, usa el mismo tipo de recipiente antes mencionado y a la nevera.
  5. Prepara el merengue. Echa las claras en un bol, añade un poco de sal y bate a mano hasta que se mezcle todo bien. Usa una batidora eléctrica para conseguir la textura más adecuada.
  6. Añade la leche de la nevera poco a poco y ve mezclando, con movimientos envolventes, para conseguir una textura esponjosa. Sirve inmediatamente tras decorarla con canela molida.
  7. Si optas por el granizado, puedes añadir el merengue al granizado, mezclar bien y dejar en el congelador para tomarlo como si fuera un helado. Otra opción es servir el granizado y rematar con un poco de merengue para que el comensal lo mezcle a su gusto.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Para hacer el merengue recuerda que los huevos han de estar siempre a temperatura ambiente para que sea más fácil conseguir la textura adecuada. Sácalos unos 20 minutos antes de la nevera y ahorrarás tiempo y esfuerzo. Con estos consejos conseguirás resultados óptimos en uno de los postres caseros más típicos y deliciosos.

Como postre es imbatible y sorprende tanto por su sencillez como por sus matices gustativos.

La versión en granizado es tan curiosa como adecuada para el verano. Puede convertirse en un postre perfecto tras la clásica barbacoa y te permite tenerlo en el congelador y sacarlo al inicio de la comida para que esté en su punto a la hora de ser degustado. Prepara esta deliciosa receta y sorprende a tus familiares y amigos con la recuperación de uno de los mejores postres caseros.

Azúcar Postres Leche
El redactor recomienda