Pastel de pisto y jamón: el matrimonio perfecto
  1. Recetas
RECETA

Pastel de pisto y jamón: el matrimonio perfecto

Ambos son dos platos tradicionales de España que combinados representan un auténtico placer para el paladar. Atrévete con esta receta que no decepcionará a nadie. Ya lo verás

Foto: El pisto, un plato tradicional con alto contenido nutritivo. (iStock)
El pisto, un plato tradicional con alto contenido nutritivo. (iStock)

El pisto es uno de los platos más tradicionales de España. Aunque se le suele denominar pisto manchego, se prepara prácticamente en todo el país. Un plato que seguramente empezó a ser cocinado por los campesinos de La Mancha con las verduras de su huerto, tomates y pimientos verdes, en un principio, pero que ha terminado por ser una receta de lo más versátil que admite todo tipo de ingredientes verdes.

Si quieres recetas diferentes, te enseñamos cómo preparar el pisto de toda la vida en una nueva versión: un delicioso pastel de pan de molde. Ideal para que los niños coman verduras o para sorprender a tus invitados sin pasar demasiado tiempo cocinando. Uno de los platos originales que puedes hacer sin ser un gran chef.

Tiempo de preparación: 60 minutos Dificultad: Media Coste: Moderado Comensales: 6

Ingredientes

  • 1 calabacín pequeño
  • 1 cebolla
  • 1 berenjena
  • 1 pimiento verde
  • 1 lata de tomate triturado
  • Aceite
  • Sal
  • Albahaca u orégano secos
  • 2 vasos de leche
  • 2 cucharadas de harina
  • Aceite de oliva
  • Pimienta molida
  • Nuez moscada
  • Queso parmesano al gusto
  • 9 rebanadas de pan de molde
  • 100 gramos de jamón serrano en lonchas
Foto: iStock.
Foto: iStock.

Elaboración

  1. Corta todas las verduras en trocitos pequeños y cocina el pisto como lo sueles hacer siempre. Primero rehoga las verduras a fuego lento y después añade el tomate y deja que sofría. Puedes añadirle un poquito de orégano o albahaca secos para darle un extra de sabor.
  2. Mientras tanto prepara la base del pastel. Cubre un molde rectangular con film, que sobresalga por los lados para luego cubrirlo (no es necesario si es desmontable). A continuación pon pan de molde en la base y una capa de pisto. Pon otra capa de lonchas de jamón serrano. Repite la operación hasta conseguir la altura del molde.
  3. Cubre el pastel con el film por encima y ponle un peso, por ejemplo una caja de leche.
  4. Guarda en el frigorífico unas dos horas o más. Es clave que lo dejes reposar.
  5. Para la bechamel pon el aceite de oliva en un cazo y cuando esté caliente añade la harina. Pasa la harina hasta que quede un poco tostada y ve añadiendo la leche poco a poco sin dejar de remover con unas varillas (es muy importante que utilices las varillas y no otro utensilio para que tu bechamel quede sin grumos). No te olvides de ponerle la sal, la pimienta y la nuez moscada.
  6. Desmolda el pastel con mucho cuidado para que no se rompa. Ponlo sobre una bandeja y añade la bechamel y queso parmesano rallado.
  7. Mete en el horno precalentado a 220ºC entre 5 y 10 minutos.
Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Si quieres darle un toque diferente a la bechamel, puedes ponerle champiñones laminados pasados por la plancha. Y si quieres darle un extra de color a tu pastel, espolvoréalo con perejil, cilantro o albahaca frescos.

Sal Dieta Aceites Verduras Leche
El redactor recomienda