Olvídate de la de bote y pásate ya a la salsa César casera
  1. Recetas
Receta

Olvídate de la de bote y pásate ya a la salsa César casera

Con esta sencilla receta podrás dar un toque final a ensaladas y otros platos de una forma más saludable. Te guiamos paso a paso para lograrla con un éxito rotundo

Foto: La receta imprescindible para esta salsa tradicional. (iStock)
La receta imprescindible para esta salsa tradicional. (iStock)

Las ensaladas admiten todo tipo de acompañamientos y aliños que confieren a la verdura un sabor más penetrante. Hacer salsa César casera es mucho más sencillo de lo que puedas pensar. Esta es una de las salsas más conocidas del mundo y es de las más sabrosas.

Si eres un amante de los platos saludables, es casi un mandamiento que aprendas a elaborarla. Sin embargo, la ventaja de esta salsa, ideada por un cocinero italiano afincado en México en los años 30, es que puedes aplicarla en diferentes platos, como unas simples patatas fritas. Si lo que quieres es descubrir cómo hacer esta salsa, coge papel y lápiz para no perderte algunas ideas de salsas para ensaladas.

Tiempo de preparación: 15 minutos. Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 1

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 150 mililitros de aceite de oliva virgen
  • 50 mililitros de zumo de limón
  • 50 gramos de queso parmesano
  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 cucharada de miel
  • 1 yema de huevo
  • 2 dientes de ajo
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • 3 o 4 anchoas (opcional)

Elaboración

  1. Añade en el vaso de una batidora el zumo de limón exprimido, la mostaza, la yema de huevo, la miel, pimienta y sal. Bate los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa. Pica los ajos y agrégalos junto a un poco de parmesano rallado.
  2. En este momento tendrás que decidir y va a ser una elección difícil: ¿con o sin anchoas? La diferencia que hay entre usar este ingrediente radica en tus gustos y en si te consideras un purista de la gastronomía, ya que la receta original no contenía anchoas, pero con el tiempo ha ido ganando popularidad y cada vez son más los que las añaden. No obstante, si decides incluirlas, bátelas hasta que se integren sin dejar grumos.
  3. El último paso consiste en añadir el aceite de oliva virgen extra y la yema de huevo. Bate de nuevo para integrar estos dos nuevos ingredientes y ya tendrás lista esta conocida salsa. En caso de que quieras una mayor densidad, porque quieres probarla con unas patatas fritas, añade más aceite de oliva, pero sin pasarte demasiado, ya que los sabores se irán diluyendo en el del aceite. Mucho cuidado.
Foto: iStock.
Foto: iStock.

El truco final

Esta es una salsa para preparar en cualquier momento del año y que no tiene por qué quedar relegada a un mero aliño, puedes disfrutarla mismamente en una rebanada de pan. Sin embargo, si buscas un toque de sabor distinto y ácido, prueba a cambiar el huevo por un poco de mayonesa. Muchos recomiendan hacer este cambio durante el verano, puede que para que la salsa gane en frescura y un poco de ligereza. Sin embargo, no olvides consumirla en el mismo día en que la elabores.

Como has podido ver, hacer salsa César casera no es tan complicado y los resultados serán de fábula. No dudes en experimentar con aplicarla en diferentes platos, así descubrirás nuevos sabores antes velados a tu paladar.

Sal Huevo Aceites
El redactor recomienda