El pollo frito crujiente, la nueva fórmula para degustar croquetas
  1. Recetas
RECETA

El pollo frito crujiente, la nueva fórmula para degustar croquetas

Es un plato muy típico de la gastronomía en el sur de China. Con esta receta queda crujiente, adopta distintas formas y, sin duda, se ganará el aplauso de tus comensales. Toma nota

Foto: Pollo frito elaborado de forma especial. (iStock)
Pollo frito elaborado de forma especial. (iStock)

El pollo crujiente es un plato muy típico de la gastronomía en el sur de China. Es una receta deliciosa que consigue, por la forma de freírse, que la piel quede muy crujiente y la carne del pollo muy blanda. Es un plato que se encuentra en la mayoría de los barrios chinos.

Un espectacular pollo frito acompañado de aperitivos originales es una receta sencilla que suele gustar a todo el mundo. Finalmente, vamos a conseguir un plato lleno de sabor ya que comenzamos marinando el pollo con especias hasta que conseguimos darle el toque crujiente que buscamos. No obstante, nadie mejor que Harland Sanders, creador de la receta del Kentucky Fried Chicken, para hablar del rey del pollo crujiente.

Ingredientes

  • 1 kilo de alitas de pollo
  • 1 vaso de harina de trigo
  • 2 vasos de pan rallado o molido
  • 1 cucharadita de las siguientes especias: chile en polvo, pimienta negra, paprika, ajo y cebolla en polvo y cayena
  • 1 huevo
  • 200 ml de leche
  • Sal y pimienta
  • Aceite

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Elaboración

  1. Cortamos las alitas del pollo por la articulación con un buen cuchillo. Vamos a retirar la puntillita que no sirva y la podemos aprovechar para hacer caldo.
  2. Posteriormente, se va a preparar el rebozado exterior de forma que le ponemos huevo y leche en un plato que sea bastante hondo y podamos batir con ambos ingredientes hasta conseguir una mezcla de color crema.
  3. En otro plato, vamos a preparar la otra parte. Se coloca la harina, el pan rallado y las especias con el fin de mezclar todos los ingredientes hasta que queden de forma homogénea.
  4. Luego se van a pasar las alitas por la mezcla de harina, pan rallado y especias hasta llegar al huevo y leche, y finalmente otra vez por la harina y pan rallado. De esta forma quedan bien embadurnados estos ingredientes y se reserva un plato para terminar de empanar todas las alitas.
  5. Una vez ya hemos empanado las alitas, las metemos en la nevera durante una hora para que el empanado pueda sentar bien.
  6. Finalmente, freímos las alitas con abundante aceite durante 5 minutos con el propósito de que el empanado no se queme y las alitas queden bien en el interior.
  7. Una vez hemos concluido la receta, ya está listo y a servir con esos aperitivos que más nos gusten.
Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

La presentación en cestas o tartaletas queda muy bien. Estas las hemos rellenado de pechugas de pollo a daditos, verduras y bechamel. Asimismo, las cestas hechas con pan de molde son también una buena opción para servir como aperitivo en las fiestas y reuniones de familia. Para hacer el relleno se puede utilizar paté de cerdo, salteado con verduras o setas gratinadas.

No obstante, elijamos una opción u otra, podemos siempre agradar a nuestros amigos y familiares y conseguir que se queden muy satisfechos con este tipo de recetas.

Leche Sal Huevo Carne
El redactor recomienda