¡Hacerlas es más fácil que decir su nombre, así son las patatas hasselback!
  1. Recetas
Receta

¡Hacerlas es más fácil que decir su nombre, así son las patatas hasselback!

Esta es una receta sencilla y suculenta. Aprende cómo elaborar este tubérculo con finas hierbas y horneadas con mantequilla. Será todo un éxito

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Quieres recetas con patatas originales? Pues aprende a elaborar las patatas hasselback. Deliciosas patatas laminadas y horneadas con hierbas y mantequilla u otros ingredientes. Fueron ideadas en 1953 por Leif Elisson de Värmland, un aprendiz de chef del restaurante Hasselback en Estocolmo.

Estas patatas tienen la ventaja de ser muy fáciles de preparar y sin embargo resultar muy agradables a la vista y al paladar. Sin duda, es uno de esos platos para sorprender sin matarse en la cocina. Además, son un plato muy saludable ya que no van más que horneadas.

Tiempo de preparación: 60 minutos Dificultad: Fácil Coste: Muy económico Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 1 patata por comensal.
  • Aceite de oliva.
  • Mantequilla.
  • Tomillo, laurel u orégano.
  • Pimienta.

Elaboración

  1. Lava las patatas y sécalas. Mientras tanto pon a precalentar el horno a 200ºC.
  2. Corta las patatas en láminas muy finitas sin llegar a la base de la mismas, de manera que estas te queden con forma de acordeón. Para que cortarla te resulte más fácil, puedes poner la patata sobre una base cóncava, una cuchara grande por ejemplo, atravesarla con un palo de brocheta en la base o comprar un utensilio para hacer este tipo de corte.
  3. Colócalas en una fuente para horno previamente untada con un poco de aceite de oliva.
  4. Riega las patatas con aceite de oliva y agrégales un poco de tomillo, laurel u orégano, sal, pimienta y un poquito de mantequilla.
  5. Coloca la bandeja a media altura a 180ºC y hornea entre 35 y 45 minutos. Recuerda que el tiempo de cocción es relativo, depende del tamaño de la patata y del horno.

Esta es la receta más básica de patatas hasselback, pero si quieres puedes rellenarlas de otros ingredientes como ajo laminado o en polvo, queso cheddar o mozarella, atún, salmón, beicon. Casi cualquier ingrediente casa bien con estas patatas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Para que te queden sin nada de tierra, límpialas con un cepillo. Recuerda que el tamaño de las patatas varía en función del plato que van a acompañar. Si vas a servirlas como guarnición, escógelas pequeñas. Si quieres que sean un plato único, sin duda, grandes. Si buscas que las patatas te queden especialmente sabrosas y solo le vas a poner hierbas, lo mejor es hacer un majado. Una buena combinación: ajo, pimienta, orégano, tomillo, sal y aceite de oliva. Si quieres que el plato resulte 100% saludable, no le pongas la mantequilla o que sea 100% vegetal. Lo más importante para que estas patatas resulten irresistibles es que no te quedes corto ni te pases con el tiempo de horneado. Para ello no te retires demasiado de la cocina y obsérvalas con frecuencia. Si estás deseando que tus patatas hasselback sean todo un éxito, una vez cocinadas agrégales una lactonesa o una crema de yogur y espolvorea con beicon en trocitos bien fritos y cebollino picado. Te aseguramos que no hay comensal que se resista.

Atún Aceites
El redactor recomienda