Atún, sandía y aguacate: ¡una brocheta que no deja indiferente!
  1. Recetas
Receta

Atún, sandía y aguacate: ¡una brocheta que no deja indiferente!

Las de pescado siempre tienen éxito, pero esta vez te proponemos una fórmula distinta de gran sabor y potencia que seguro no te decepciona

Foto: Atún, sandía y aguacate: ¡una brocheta que no deja indiferente!
Atún, sandía y aguacate: ¡una brocheta que no deja indiferente!

Dentro de las recetas originales más sabrosas destaca la de estas brochetas de pescado que te proponemos. Es posible que pienses que una brocheta no es, propiamente dicha, una receta, pero cuando descubras los matices gustativos y las texturas de la nuestra, seguro que cambias de opinión.

Además, te beneficiarás de un aporte de nutrientes más que recomendable. Al omega 3 del atún se le unen las vitaminas de la sandía y el omega 9 del aguacate. Equilibrar el colesterol en tu organismo y paladear un contraste de sabores más que recomendable convertirá a estas brochetas en el plato estrella de tus menús de primavera o verano. Apuesta por el contraste de sabores para sorprender a todos tus invitados.

Tiempo de preparación: 20 minutos Dificultad: Muy fácil Coste: Económico Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 400 gramos de lomo de atún
  • Un limón
  • 500 gramos de sandía
  • Aguacate (2 unidades)
  • Azúcar (2 cucharaditas)
  • Salsa de soja
  • Cebollino (2 ramas de pequeño tamaño)
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración

  1. Limpia bien el lomo de atún y córtalo en dados regulares. Haz lo mismo con la sandía, reservando 100 gramos, y obtén trozos del mismo tamaño que los de atún.
  2. En un recipiente al fuego añade la sandía sobrante, el azúcar y la salsa de soja y reduce a fuego bajo. Al terminar, añade sal al gusto y deja enfriar.
  3. Comienza a montar las brochetas poniendo dados alternos de sandía y de atún. Has de untarlas con aceite y salpimentarlas. Déjalas macerar durante unos 20 minutos.
  4. Prepara un guacamole con los dos aguacates. Quítales el hueso, extrae su pulpa, añade el cebollino y el zumo de un limón. Remueve muy bien hasta que quede una pasta untuosa.
  5. Cocina las brochetas. Con un minuto por cada lado en una plancha bien caliente es suficiente. Una vez terminadas, pinta las brochetas con la reducción de sandía y de soja. Añade unas semillas de sésamo por encima y sirve inmediatamente junto al guacamole.
Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Si te gustan los contrastes de sabores, también puedes utilizar melón, mango o fresones para lograr un resultado excelente. Es de vital importancia que le prestes la correcta atención al contenido de la salsa de soja. Si te es posible, escoge alguna que no tenga un alto contenido de sal que pueda terminar distorsionando el sabor del atún.

Este tipo de brochetas puede convertirse en un aperitivo perfecto al ser tan ligero como fácil de preparar. Destaca por su adaptabilidad a todo tipo de personas y por su melosidad. Solo preparándolas podrás descubrir todos sus secretos y, por supuesto, darle un toque oriental a tu cocina. Marídalas con un vino blanco o con un cava bien frío. El éxito está totalmente asegurado en cenas al aire libre, barbacoas y eventos similares.

Si dejas macerar la fruta y el pescado en la reducción de sandía o de otra fruta similar durante varias horas, obtendrás brochetas de pescado de un sabor más intenso y agradable.

Atún Sal Colesterol Azúcar Nutrientes Aceites
El redactor recomienda