Tres maravillas gastronómicas que puedes hacer con galletas
  1. Recetas
Ampliando el recetario

Tres maravillas gastronómicas que puedes hacer con galletas

Dulces o saladas, estas pequeñas delicias son perfectas para acompañar el desayuno, las meriendas o incluso tu batido favorito

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Pocos alimentos son tan divertidos de cocinar y de probar como las galletas. Mojadas en leche, solas, acompañadas de mantequilla, dulces o saladas, esta mezcla de cereales ha sido la base de los desayunos y las meriendas de nuestros hogares desde hace generaciones.

Aprovechando la llegada de este día de fiesta, te proponemos estas originales recetas para que renueves la presencia de las galletas en tu dieta de forma original y muy sabrosa.

Galletas con mantequilla a la vainilla

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El primer paso es conseguir una masa homogénea de mantequilla y azúcar. El objetivo al mezclar dichos ingredientes es conseguir la clásica textura de pomada, es decir, realmente densa pero a la vez manejable.

Una vez lograda esta base añadiremos una yema de huevo y un par de cucharadas de esencia de vainilla, que otorgarán a nuestro postre su aroma característico. Por último, añadiremos harina tamizada paulatinamente, mientras amasamos, hasta conseguir una pelota maleable y consistente.

Foto: Tarta de galletas de la abuela.

El siguiente paso es dejar que esta masa repose una hora en la nevera, envuelta en papel transparente. Al bajar la temperatura, la masa será mucho más resistente, de manera que podremos moldear hasta conseguir las formas y los cortes deseados para nuestras galletas.

Una vez hayamos sacado de la nevera nuestra masa fría, la amasamos con nuestro rodillo hasta crear una capa de un centímetro de espesor aproximadamente. Posteriormente, emplearemos nuestros moldes favoritos para realizar los cortes adecuados, creando el contorno que queramos para cada una de nuestras galletas. Una vez hayamos separado de la masa las galletas con su forma definitiva, las calentaremos en el horno entre 15-20 minutos a una temperatura de 180°… ¡y listo!

Batido de galletas helado

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Esta receta es perfecta para un desayuno energético y además realmente rápida. Para obtener tu delicioso y refrescante batido solo necesitas mezclar 4 galletas por cada 250 mililitros de leche en tu batidora y mezclarlos a la perfección.

Una vez hayas obtenido un resultado suficientemente homogéneo, añade una pizca de cacao en la superficie y deja reposar la bebida en tu nevera o congelador hasta que alcance la temperatura adecuada.

Para proporcionar un toque tropical y un extra de energía añade un plátano a la receta.

Galletas saladas de queso

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Estas galletas no serán las más adecuadas para un postre, pero si estás buscando una merienda artesanal o un aperitivo saludable para picar entre horas, esta es tu receta. Para prepararla necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 150 gramos de harina.
  • 100 gramos de mantequilla.
  • Queso parmesano.
  • Tomillo
  • Pimentón (si quieres darle un toque picante sustitúyelo por paprika)
  • Una yema de huevo
  • Sal

El primer paso es conseguir nuestra mezcla homogénea de harina y mantequilla hasta conseguir una textura densa y maleable. A la mezcla le añadiremos la cantidad deseada de queso parmesano. Recuerda que cuanto más queso añadas, más presencia tendrá su sabor a la hora de probar las galletas.

Junto con el queso, puedes echar tus especias favoritas, un poco de tomillo seco, una pizca de orégano y un toque de paprika puede ser una combinación muy sabrosa para tu masa de galletitas saladas. Es muy importante que vuelvas a mezclar bien todo para lograr que el condimento quede realmente integrado dentro de la masa.

El tercer paso es añadir la yema de huevo y una cucharada sopera colmada de agua, y volveremos a amasar la mezcla hasta lograr una masa homogénea, pero recuerda; moldeable. Una vez hayamos conseguido una masa suficientemente compacta, la dejaremos reposar en la nevera, cubierta por film transparente, durante aproximadamente una hora.

Cuando saquemos nuestra base de la nevera, el resultado deberá ser una masa dura, que debemos aplanar con un rodillo hasta lograr una capa delgada, de menos de un dedo de grosor. De esta forma, podrás obtener la forma de tus galletas con tus moldes preferidos. Pincela tus galletas con clara de huevo, añade una pizca de sal a cada una, y ya estarán listas para hornear (entre 8-10 minutos a 180º).

Recetas Desayuno
El redactor recomienda