El vino más caro del mundo es húngaro y cuesta 36.000 euros por botella
  1. Consumo
CADA UVA DEBE RECOGERSE A MANO

El vino más caro del mundo es húngaro y cuesta 36.000 euros por botella

Actualmente solo hay 18 botellas disponibles y, además, en formato magnum. Todas forman parte de la cosecha del año 2008

Foto: El vino más caro del mundo solo pone 18 botellas a la venta
El vino más caro del mundo solo pone 18 botellas a la venta

Los vinos franceses son los más famosos del mundo, aunque los caldos españoles nada tienen que envidiarles; los italianos también han conquistado buena parte del mercado, por no hablar de vinos chilenos, sudafricanos, argentinos, australianos o californianos. Hay grandes vinos en muchas partes del mundo, aunque el más caro no pertenece a ninguno de esos países.

El vino más caro del mundo es húngaro y procede, más concretamente, de Tokaj. Se llama Essencia, es de la cosecha de 2008 y se vende en formato ‘magnum’ a un precio de 39.000 dólares por botella, es decir, algo más de 36.000 euros. Se puede comprar desde el año 2009 y hay solo 18 botellas a la venta.

Los expertos explican que se trata de un vino extremadamente dulce y que tiene un grado de alcohol muy bajo. La razón es que la uva se mantiene en la vid hasta que prácticamente se ha convertido en pasa, una técnica especial que lleva a los creadores de esta joya enológica a venderla a un precio pocas veces visto.

Una joya única

Para producir una sola botella de este vino hacen falta unos 200 kilos de uvas, además de una larga maduración. Cada uva debe cosecharse a mano de manera individual, lo que hace que Essencia sea uno de los vinos más laboriosos de hacer en todo el mundo.

Tom Hudson, director de Farr Vintners, el mayor proveedor de vinos finos de Gran Bretaña, explica a Fortune que "la razón por la que están haciendo esto es porque tienen algo que es esencialmente único: es un tipo de cosas muy exclusivo y de edición limitada. Se reconoce que 2008 es una cosecha excepcional y Esszencia es el tipo de vino que puede envejecer durante 100 años o más".

Solo hay 18 botellas disponibles y cada una de ellas tiene un precio de 39.000 dólares, unos 36.000 euros al cambio

La región de Tokaj, en Hungría, es famosa por la producción de vinos dulces con la técnica llamada "podredumbre noble": las uvas se secan en la vid, marchitándose casi como pasas y, de esa manera, se aumenta su concentración de azúcar. Después, las uvas deben cosecharse a mano y el zumo que se consigue de la fruta se añade a un vino base para su fermentación. En ese momento entran en juego los enólogos de la bodega, que introducen diversas variantes que afectará al estilo del vino y a su nivel final de dulzura.

Zoltan Zovacs, director de la bodega propietaria del vino, explica que "el Essenzia Magnum 2008 es un vino muy especial y muy importante para nosotros. Es la joya de la corona de los vinos de Tokaj. También la botella es muy especial, parece la caída de una gota: empaquetamos la botella en un estuche especial y con una presentación muy bonita para el cliente".

Vinos
El redactor recomienda